Un ‘fondo verde’ rescataría la selva

Plantean ganaderos una recaudación de recursos que proteja los mantos acuíferos

Los ganaderos del Sur y Sureste de la República Mexicana proponen la creación de un fondo verde para garantizar la conservación de la selva de la región así como de los mantos acuíferos que garantizan el agua necesaria para la actividad industrial que generarán los Polos de Desarrollo del Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec.

“Es necesario y prioritario que se cree este fondo para seguir conservando la selva y se siga generando el agua que los industriales, que están instalados en la cuenca baja del Río Coatzacoalcos, utilizan. Actualmente no aportan ningún recurso que se pueda invertir en ese importante bien y servicio ambiental, algo que debe ser analizado, pues se requieren fondos para seguir generando el agua que necesitarán los 10 Polos de Desarrollo Industrial que se tienen planeados instalar en el Corredor Interoceánico, cinco polos en Veracruz y cinco polos en Oaxaca”, expuso Hildeberto Vargas Mendoza, Vocal Coordinador Ambiental y Forestal de la Alianza Ganadera Sur Sureste de la República Mexicana A. C.

Un ‘fondo verde’ rescataría la selva
Un ‘fondo verde’ rescataría la selva
Un ‘fondo verde’ rescataría la selva
Un ‘fondo verde’ rescataría la selva

Además externó su preocupación por la fauna y la flora de la selva del Uxpanapa, donde se cuenta con el Tapir, que es una especie endémica, que al igual que las Cícadas, han sobrevivido desde la época de los dinosaurios hasta el día de hoy.


PUBLICIDAD

Recordó que en la Manifestación de Impacto Ambiental para la modernización de la vía férrea, se contemplan varias condicionantes para construir pasos, a manera de puentes, y túneles para no interrumpir los corredores biológicos.

“Los pasos biológicos son necesarios para el cruce de animales salvajes y que no sean atropellados, ni por el propio ferrocarril, ni por los vehículos. Sin embargo estas condicionantes no las quieren cumplir las empresas que están realizando los trabajos de modernización, les vale un reverendo cacahuate la protección ambiental, ellos van por el dinero que les generen los contratos, lo demás para ellos no cuenta” denunció.

Flora y fauna milenaria


PUBLICIDAD

En la selva del ejido Esfuerzo Nuevo Uxpanapa, colindando con la selva de Los Chimalapas, Oaxaca se pueden encontrar paraísos prehistóricos, donde aún se avistan huellas del tapir y plantas  de una variedad de Cícada, la planta que convivió con dinosaurios de la era mesozoica y que aún crece en esa región.

“Las cícadas son plantas que han sabido de supervivencia, alguna vez convivieron con dinosaurios y ahora, en el siglo XXI, conviven con la nueva civilización”, subrayó el entrevistado.

En México crecen 55 de las 200 especies que existen a nivel mundial, por lo que en el país se encuentran un poco más de la cuarta parte de todas las especies de Cícadas que hay en el mundo.

De acuerdo a información científica, durante los periodos Triásico y Jurásico, las Cícadas disfrutaron de una distribución abundante, pues hoy en día los géneros existentes aparecen en lugares como Polinesia, Madagascar, Japón, Suráfrica, África tropical, Australia, México, Cuba, América Central y tropical, lo que da una idea de la distribución mundial que tuvieron en el pasado.


PUBLICIDAD

Otro sobreviviente

En cuanto al tapir, que aún se avista en la zona selvática de la región, es un animal que apareció a principios del Eoceno en Norteamérica, hace 50 millones de años, de forma muy similar a los actuales, pero tenían aproximadamente la mitad del tamaño y carecían de trompa.


PUBLICIDAD

Los estudiosos de la materia aseguran que el género se extendió durante el Mioceno por Eurasia y América del Norte. La unión de Suramérica a Norteamérica, hace 3 millones de años, les dio una vía de escape a los tapires hacia las grandes selvas del sur, lo que evitó su extinción.

En la actualidad cuatro de las cinco especies supervivientes son americanas, entre ellas destaca el tapir norteño, centroamericano o de Baird (Tapirus bairdii), distribuido desde Tehuantepec hasta las costas de Ecuador, también habitó durante el Pleistoceno en el norte de México y el sur de Estados Unidos desde California a Florida, donde se extinguió hace unos 10.000 años.



PUBLICIDAD


PUBLICIDAD