Cobertura Qatar 2022
Veracruz
Noticia AnteriorNoticia Siguiente

Madre exige justicia; podrían condenar a su hijo por crimen que no cometió

Doña María Ramos asegura que tiene pruebas de la inocencia de su hijo Ronald, hay muchas irregularidades, acusa

Madre exige justicia; podrían condenar a su hijo por crimen que no cometió

La señora María Guadalupe Ramos Reyes exige justicia para su hijo Ronald, quien afirma fue detenido ilegalmente y enfrenta un proceso por secuestro y extorsión del entonces alcalde de Zacatlán, Luis Márquez Lecona, en Puebla, en el que asegura no participó.

Doña María Guadalupe acusó que el proceso que enfrenta su hijo, bajo la carpeta de investigación 392021 radicada en la Casa de Justicia de Zacatlán, ha estado lleno de irregularidades que le han impedido presentar las pruebas que demuestran que su hijo Ronald no estuvo el 23 de febrero de 2021 en Puebla, fecha en que el entonces edil de Zacatlán fue supuestamente interceptado en la autopista Tlaxco - Chignahuapan y privado de la libertad.

"Me lo quieren ya sentenciar a 52 años, ni que hubiera robado, o matado, o violado. Él no secuestró que quede claro, tampoco es extorsionista; yo fui mamá y papá con ellos y sé lo que tengo y por eso estoy dando la cara porque no temo, no debo", expresó.
 

Los hechos

Relató que el 25 de febrero de 2021 a la 01:30 un grupo de aproximadamente 15 personas sin uniforme, encapuchadas y que no se identificaron, ingresaron a su vivienda por la fuerza sin una orden de allanamiento.

"Entraron a mi domicilio personas armadas, al final dijeron que eran de Cholula, se robaron tres celulares, un escáner, 25 mil pesos en efectivo y no decían quién eran.

"Lo único que hicieron fue romper las puertas, "culatearon" a mi hijo que en ese tiempo tenía 10 años, a mi mamá la bajaron de la cama, uno de ellos me empezó a insultar que ahora ya lo tengo identificado y es uno de los guaruras del exedil de Zacatlán el señor Luis Márquez Lecona".

Sin saber lo que pasaba, comentó que los sujetos buscaban a su hijo y al no encontrarlo en la vivienda de la señora ubicada en el puerto de Veracruz, se marcharon.

Tras este hecho, relata que llamó a su hijo para saber su paradero, quien venía en carretera de Cardel a Veracruz en compañía de su esposa e hijos, esa fue la última vez que supo de él, lo siguiente fue una llamada de su nuera para decirle que se lo habían llevado detenido.

"Me vinieron a botar a Apizaco con los niños y me dijeron adiós, que en cinco años yo veía a mi marido", le dijo su nuera a doña María Guadalupe.

Desde entonces comenzó un difícil proceso en el que, señala, ha pesado las influencias del ahora ex edil de Zacatlán.

En este tiempo menciona que no han podido presentar las pruebas que demuestran que su hijo se encontraba el día del secuestro del edil de Zacatlán, en el puerto de Veracruz.

"Todos sus derechos los violaron, desde el primer día que tuvo la segunda audiencia él, de cuando lo agarraron; yo llevaba todo de que él no había sido y no me dejaron entrar a la audiencia y ahí estaba la persona que entró a mi casa que tengo plenamente identificado, que es el guarura del señor exedil".

"Los abogados, el señor Sergio y Cuauhtémoc, fueron unas personas que no lo apoyaron y no entregaron las pruebas en el momento y forma, únicamente agarraron el dinero... de ahí empezaron los de oficio y nada, otro nada, todos decían que no querían llevar el caso".

Leonardo, el vecino

Comentó que su hijo Ronald fue relacionado a este caso debido a un amigo, Pablo Leonardo CH. V., quien también fue detenido y ya falleció.

Ronald se dedicaba a la venta de carros, sin embargo, ante el escaso trabajo emprendió en la venta de tacos, realizaba entregas de comida en el puerto de Veracruz.

"Él (Pablo Leonardo) era un vecino y le iba a hacer su verificación y emplacamientos, pero nunca le hizo ni emplacamientos ni verificación. Mi hijo por lo único que lo están vinculando es porque él le pidió su dinero porque no veía claro en la verificación ni las placas, y le dijo: ´a ver qué onda, quiobo con mi lana´, este no lo borró y en la noche llegaron por él, le revisaron el teléfono y dijeron, este quién es, obviamente como nada más pidió su dinero, pues no sabían ellos ni de qué era y pues dijeron vamos y nos lo jalamos; y él llevó a esa gente a mi casa".

Hoy, su hijo Ronald fue trasladado de Zacatlán al Cereso de San Miguel, en Puebla.

Aún no ha recibido sentencia, sin embargo, sabe que piden 52 años de prisión y el pago de 2 millones de pesos por los daños.

Doña María Guadalupe Ramos Reyes pide a las autoridades de los tres niveles de gobierno, incluyendo de Puebla y de Veracruz, un proceso conforme a derecho, pues asegura que hasta Derechos Humanos ha mostrado lentitud ya que su queja fue canalizada a Puebla.

"Lo que pido a las autoridades correspondientes, al señor Barbosa (gobernador) de Puebla, sin a favor o en contra de nadie, simplemente se basen en la justicia y la verdad. Ya basta de corrupción.
 

"Pido al señor Barbosa, al señor López Obrador que por favor hagan justicia en esto ante tal arbitrariedad", dijo la señora María Guadalupe.

Suscribete a nuestro boletin
Suscribete a nuestra lista de difusión de Whatsapp
Suscribete a nuestro canal de Telegram
Suscribete a nuestro de Armonia y bienestar