Cobertura-Elecciones-2021

Ángel y Víctor, carniceros afectados por la pandemia y Semana Santa

Los carniceros relataron de qué manera ha afectado el confinamiento por la pandemia y la llegada de Semana Santa, donde los clientes prefieren consumir pescado

La Semana Santa empeoró la crisis que arrastraban los carniceros porque sus ventas terminaron de desplomarse y enfrentan la competencia de los cárnicos congelados, lamentaron comerciantes del Mercado Unidad Veracruzana.

De mal en peor

Ángel Moya Alejo, de la carnicería La Norteña, afirmó que la situación era mala desde que inició la pandemia del coronavirus, pero a lo largo de ésta empeoró y la Semana Santa la está demoliendo.


PUBLICIDAD

imagen-cuerpo
PUBLICIDAD

Otro factor es la venta de productos de dudosa calidad aunque a menor precio, y que los compradores adquieren porque están al alcance de su lastimado bolsillo.



PUBLICIDAD

"El pollo ahorita subió, la carne de res también ha subido, el puerco un poquito, y tenemos mucha competencia por las carnes congeladas: la mayoría busca la economía, no busca la calidad, y nos pega", señaló Moya Alejo.

imagen-cuerpo
PUBLICIDAD

Dijo que sólo en alrededores de ese mercado hay entre 7 y 8 locales que comercializan carne congelada.


PUBLICIDAD

Al momento el kilo de carne de puerco está en 90 pesos, pero si se adquiere congelada tiene un precio más bajo.

Resaltó que aunque pase la Semana Santa no mejorará la situación porque se arrastra desde hace más de 2 años y las familias carecen de recursos para pagar más.

Lo barato sale caro

El comerciante Víctor Vázquez, de la carnicería El Chirrisco, también en el Mercado Unidad Veracruzana, coincidió con Ángel Moya en que el principal competidor son los cárnicos congelados, y no se vislumbra mejoría después de los días santos.

imagen-cuerpo

"Antes de Semana Santa a veces en un día se vendía un puerco diario y ahora ni a eso se llega, está aumentando mucho el precio del puerco: estamos pagando el kilo de carne en canal a 66 pesos y lo máximo en que se puede vender es en 110 a 120 pesos.

"Adentro la maciza está en 110-120 pesos, y allá afuera está en 70 pesos, pero la calidad nada que ver: la carne al rato ya está abombada o te venden carne apestosa", resaltó Vázquez.

imagen-cuerpo

No obstante, hizo hincapié en que el competidor actual es el producto que se mantiene guardado en frigoríficos, pues se afecta su calidad cuando se retiene así mucho tiempo.

"La verdad, nos está afectando mucho la venta de carne congelada, El Jarocho, Maxi Carnes, todos esos negocios; además nos ha afectado mucho el covid y al no haber mucho dinero los clientes prefieren el producto más barato, a costa de la calidad.

/pn