Cobertura Qatar 2022
Estado
Noticia AnteriorNoticia Siguiente

Suicidio: grave problema de salud pública; depresión y ansiedad requieren atención

Suicidio: grave problema de salud pública; depresión y ansiedad requieren atención

ESPECIAL || Durante la pandemia, principalmente durante los periodos de confinamiento, incrementaron los casos de ansiedad y depresión. A la par, las muertes por suicidio. En México, si bien Veracruz no es de los estados con más altas tasas de suicidio, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que el suicidio es un problema de salud pública.

Las personas jóvenes y adolescentes encabezan las tasas de suicidio, revela el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI).

Instancias nacionales e internacionales han llamado a la prevención del suicidio mediante la atención oportuna ante crisis de ansiedad y depresión, entre otros aspectos.

SUICIDIOS, HASTA 700 MIL MUERTES EN EL MUNDO AL AÑO. ¿Y EN MÉXICO?

En México, en 2020 sucedieron 7 mil 818 fallecimientos por lesiones autoinfligidas en el país.

La tasa de suicidio es más alta en el grupo de jóvenes de 18 a 29 años, ya que se presentan 10.7 decesos por esta causa por cada 100 000 jóvenes.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) 2018, de la población de 10 años y más, 5 por ciento declaró que alguna vez ha pensado en suicidarse; esto ocurre en 4 por ciento de los hombres y en 6 por ciento de las mujeres.

La idea suicida está más presente en las mujeres de 50 a 59 años, seguida por las niñas y adolescentes de 10 a 19, las mujeres de 40 a 49 años y las de 60 años y más.

En cuanto a la población masculina, la idea suicida se presenta mayormente en la población de 40a 49 años, continuado por aquellos que tienen de 30 a 39 y los de 60 años y más.

Al respecto, el INEGI refiere que “el suicidio es considerado un problema de salud pública que conlleva una tragedia para las familias y para la sociedad. Estas pérdidas pueden prevenirse si se interviene de manera oportuna, por lo que es debido centrarse en la comprensión de estos sucesos para crear estrategias adecuadas de intervención”.

Las entidades que presentan mayor tasa de fallecimientos por lesiones autoinfligidas (suicidio) por cada 100 000 habitantes son: Chihuahua (14.0), Aguascalientes (11.1) y Yucatán (10.2). Por el contrario, Guerrero, Veracruz e Hidalgo presentan las tasas más bajas con 2.0, 3.3 y 3.7, respectivamente.

A nivel mundial, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que “cada año, cerca de 703 000 personas se quitan la vida y muchas más intentan hacerlo. Todos los casos son una tragedia que afecta a familias, comunidades y países y tienen efectos duraderos para los allegados de la víctima. Puede ocurrir a cualquier edad, y en 2019 fue la cuarta causa de defunción en el grupo etario de 15 a 29 años en todo el mundo”.

Los suicidios no solo ocurren en los países de altos ingresos, sino que es un fenómeno que afecta a todas las regiones del mundo. De hecho, más del 77% de los suicidios ocurridos en 2019 tuvieron lugar en países de ingresos bajos y medianos, apunta la OMS.

La ingestión de plaguicidas, el ahorcamiento y el disparo con armas de fuego son algunos de los métodos más comunes de suicidio en el mundo.

Ante ello, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) previene que “el riesgo suicida es la principal urgencia psiquiátrica en el mundo”

¿QUÉ HACER?

Como ha explicado en entrevista para IMAGEN DEL GOLFO la psicóloga y terapeuta Rocío Riquer, debido a la pandemia, uno de los principales daños colaterales ha sido la afectación a la salud psico-emocional, ya que han incrementado los casos de ansiedad, tristeza, insomnio, estrés, depresión, impotencia. Incluso, hay personas que, al padecer síntomas asociados a la ansiedad y depresión, llegan a tener una conducta suicida.

Y es que hay casos en los que, en medio de la pandemia, las personas han tenido que vivir duelos, esto en un contexto de encierro, de distancia con amigos y familiares para llevar juntos el proceso, por ejemplo. En otros casos, hay personas que en el confinamiento han padecido violencia intrafamiliar.

Asimismo, la desigualdad económica, pérdida de empleos, es otra de las afectaciones que, en medio de la pandemia, han contribuido a las afectaciones de la salud emocional y psicológica.

En este escenario y ante los padecimientos de ansiedad, depresión, pensamientos suicidas, la especialista en salud mental resaltó que es “fundamental una guía terapéutica para mejorar los síntomas de ansiedad en las personas, la ansiedad es el principal problema que ha padecido mucha gente durante la pandemia (…) Las personas que están pasando por síntomas de ansiedad, tristeza crónica, depresión, “primero tienen que identificar qué es lo que están sintiendo, cuáles son los pensamientos que les están llevando a una conducta de tristeza o incluso hasta una conducta de pensar en algo tan negativo como el suicidio, y decir: necesito ayuda, para recibir apoyo y guía terapéutica”.

En el mismo sentido, la OMS enfatiza que, aun tratándose de un grave problema de salud pública, el suicidio se puede prevenir mediante intervenciones oportunas.

Suscribete a nuestro boletin
Suscribete a nuestra lista de difusión de Whatsapp
Suscribete a nuestro canal de Telegram
Suscribete a nuestro de Armonia y bienestar