Cobertura Qatar 2022

Tarek Abdalá, la memoria y el archivo



Barato, muy barato le está saliendo al exdiputado federal priista, Tarek Antonio  Abdalá Saad, las complicidades que tejió con el exgobernador Javier Duarte de Ochoa, para saquear las arcas de Veracruz.

Hace un par de días, el Tribunal Federal de Justicia Administrativa ratificó la sanción que en 2018 le impuso la Auditoría Superior de la Federación al exfuncionario duartista, por lo que deberá pagar tres millones 630 mil 606 pesos para resarcir el daño que ocasionó a la hacienda pública. ¿3.6 millones? Una minucia sin lugar a dudas, frente al boquete financiero histórico que sufrió Veracruz.

Tarek Antonio  Abdalá sigue en su periplo legal, acusado y absuelto, llamado a declarar y protegido como testigo, una y otra vez, mientras se pasea por aquí y por allá, sin que se haga justicia a los veracruzanos.

El exdirector Administrativo del DIF estatal con Karime Macías Tubilla; extesorero de la Secretaría de Finanzas y Planeación con Javier Duarte de Ochoa y exdiputado federal tendrá que atender este pago de 3.6 millones de pesos.

Por unanimidad, el pleno de la sala superior del TFJA aprobó el proyecto del magistrado Carlos Chaurand Arzate, quien propuso invalidar la demanda de nulidad, ya que el extesorero del Gobierno del Estado de Veracruz la presentó de forma extemporánea. Chaurand Arzate explicó que la resolución definitiva fue notificada a Abdalá Saad el 13 de agosto de 2018 y un día después surtió efectos; es decir, el plazo para interponer la demanda fue del 15 de agosto al 26 de septiembre de 2018.

“Si la demanda de nulidad fue presentada hasta el 14 de diciembre de 2018, es evidente que ya había transcurrido en exceso el plazo de 30 días, siendo de destacar que el actor fue omiso en controvertir la legalidad de la notificación de la resolución impugnada”, explicó el magistrado.

Por cierto, como ya lo hemos comentado aquí, de la Secretaría de Educación de Veracruz habrían salido los 100 millones de pesos que Javier Duarte le dio a Mauricio Audirac para entregar al titular de la Auditoría Superior de la Federación, Juan Manuel Portal Martínez. Así lo asentó en el acta ministerial Antonio Tarek Abdalá.

A finales del 2013, luego de que concluyó su periodo como titular del Órgano de Fiscalización Superior del Estado de Veracruz, el entonces gobernador Javier Duarte de Ochoa designó a Mauricio Audirac Murillo como Contralor General del Estado, porque “le prometió un acercamiento con el titular de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), Juan Manuel Portal Martínez, para resolver todas las indagatorias pendientes con esta institución”, indica el legajo judicial.

“Audirac presumía tener una relación personal cercana con un primo de Juan Manuel Portal Martínez, Auditor Superior de la Federación, con el cual ya había llegado a acuerdos económicos para que no existieran denuncias u observaciones en ninguna de las cuentas públicas del gobernador Duarte”, indicó.

“En una reunión privada realizada en diciembre de 2013, Mauricio Audirac solicitó 100 millones de pesos como pago inicial para la solventación de estas observaciones, y 24 horas después a través de las dependencias del Estado, los recursos le fueron entregados en efectivo en las oficinas de la Oficialía Mayor de la Secretaría de Educación de Veracruz”, quedó escrito.

Al final, el escándalo por ese presunto desvío millonario, a Tarek Abdala le salió barato, 3.6 millones de pesos; así se resuelven esos casos en México; no cabe duda, si Jesucristo hubiera sido mexicano, no lo crucificamos, le arreglamos su asunto, faltaba más.

@luisromero85


Más columnas

Zaira Rosas

Raúl López Gómez

Se fracturó el jaguar

Columna: Cosmovisión


Silverio Quevedo Elox

Raymundo Jiménez

Don Fer y Adán

Columna: Al pie de la letra