Cobertura Qatar 2022

Qué bueno que ya se van



Con las renuncias de los funcionarios estatales surge la esperanza de que haya un real cambio en la administración de Cuitláhuac García, varios de ellos de cargos de importancia van a buscar las diputaciones locales y federales y posiblemente algunos de ellos hasta se animen a tener una presidencia municipal para enriquecer su curricular en el quehacer oficial.

El consenso popular es que bueno que se van y dejen de hacer tanto daño a la administración estatal, la inexperiencia y la soberbia, que han exhibido donde creen que el poder les pertenece, se les recuerda lo que afirmaba el gobernador Fernando Gutiérrez Barrios, que este poder les fue prestado y hay que devolverlo. Funcionarios van y vienen en todos sexenios solo los medios de comunicación y los periodistas permanecen.

Aspecto que se les olvida algunos funcionarios y los diputados que buscar reelegirse como si fueran los mejores legisladores, pero dan pena en la mayoría de los casos donde han exhibido su falta de preparación académica y plena ignorancia de las normas y estrictas reglas que se exigen para laborar en los Congresos.

No cambian los de la oposición

Sigue la misma idea de responsabilizar a los gobiernos de Morena de todo lo que se les ocurra con el tratamiento de las vacunas importadas en contra del Covid-19. Si llegaron tarde, si no va alcanzar para todos mexicanos, el porqué esa preferencia por los pobres y no la clase adinerada que puede sufragar el costo de este tratamiento preventivo. Nada les parece y el responsable es el gobierno federal de Morena y el vapuleado subsecretario Hugo López-Gatell.

Se ha convertido en una pesadilla esta pandemia mundial para los líderes de la oposición y de manera especial al dirigente nacional Marko Cortés, que se ha convertido de la noche de la mañana en un calificado epidemiólogo sin haber cursado esta especialidad.

Toda una vergüenza esta infame crítica para los médicos que han presentado un frente de batalla para realizar esta titánica tarea de vacunar a 128 millones de mexicanos.

Siguen sin presentarse las cuentas púbicas

Inquieta que el gobierno estatal haga todo lo contrario a lo que pregona el federal de López Obrador. Solicitar nuevos créditos y no hay ninguna obra importante que se haya realizado, lo de la inversión pública productiva suena a un nuevo engaño. O al menos no existe información sobre el destino de estos préstamos.

La deuda pública sigue creciendo y con ello se nubla el panorama financiero del gobierno de Cuitláhuac García.

No se han presentado las cuentas públicas del 2019 y 2020, con el pretexto de la pandemia lo quieren posponer y resolver en fecha próxima. Se afirma en dichos trámites en un principio se han encontrado sobre malos manejos por la suma de 5 mil millones de pesos por parte de un número de los ayuntamientos y del gobierno del Estado.

Afortunadamente se ha logrado solventar cerca de dos mil quinientos millones de pesos y se espera que al final quede resuelto. La auditora general del Orfis, Delia González, ha trabajado aceleradamente para que las cuentas públicas queden en ceros y la administración estatal supere esos graves errores que más que nada es por la falta de experiencia y equivocaciones de estos recursos públicos.

Saben la importancia que esto reviste y van a superar estas anomalías.


Más columnas

Sedas

El rico y Lázaro

Columna: Aguas de reposo


Moisés Hernández Yoldi

La presión social funciona

Columna: Artillero


Silverio Quevedo Elox

Jorge  Yunis Manzanares