Cobertura-Elecciones-2021

¿Otra vez? Polémica ambiental en Balzapote



El ejido Balzapote conformado en los años cuarenta, inserto en el contexto de ganaderización, agricultura, asentamientos humanos y aprovechamiento de bancos de material para construcción, ubicado en la Subzona de Aprovechamiento Sustentable de los Ecosistemas, dentro de la Zona de Amortiguamiento, del área natural protegida de carácter federal "Reserva de la Biosfera los Tuxtlas", se encuentra otra vez sumergido en la polémica ambiental.

El banco de roca basáltica ubicado en esta localidad está conformado por tres secciones que suman poco más de 50 hectáreas y estuvo en explotación en los años ochenta, lo que provocó la pérdida de la cobertura vegetal en la mayoría de su superficie y en el año 2014 hubo un intento de extraer basalto para usarlo como material de construcción en la ampliación del Puerto de Veracruz, pero gracias a organizaciones sociales y la comunidad científica nacional e internacional se detuvo este ecocidio ante un grave riesgo de afectación a la selva y su biodiversidad.

Siete años después, la Semarnat ha reactivado el permiso con el objetivo de ocupar la piedra para el megaproyecto del tren maya. El proyecto de manifestación de Impacto ambiental ingreso para su evaluación el 26 de noviembre de 2020 y consiste en la extracción y aprovechamiento de material pétreo en un terreno formado de varias parcelas; la zona donde se pretende extraer consta de una superficie de 42,666.50 m2, (4.26665 ha) con un volumen aproximado de explotación de 5,727,395.87 m3 de material pétreo para para ser utilizado en los trabajos de cimentación de las vías férreas del Tren Maya.

El aprovechamiento de roca basáltica del banco de Balzapote generará un impacto que puede causar graves daños al medio ambiente y a los servicios ecosistémicos de la región.

A la fecha no se conoce los términos del resolutivo de la SEMARNAT, pero la empresa privada encargada de la extracción de roca basáltica ya ha consensado con las autoridades y han convencido a los ejidatarios de no oponerse a esta acción que a futuro traerá repercusiones ambientales.

La noticia, ha causado alerta entre organizaciones de la sociedad civil, defensoras del medio ambiente, que consideran que el aprovechamiento de la roca sería un ecocidio a todas luces, ya que el desarrollo económico debe de ir de la mano con la conservación de nuestro entorno ambiental, para promover y generar políticas públicas a favor de la ecología.

Es preocupante que el aprovechamiento de los recursos naturales de Los Tuxtlas, considerada la última selva húmeda de la región norte del continente americano, puedan estar sometidos a la degradación de los ecosistemas y sus recursos ambientales, por lo que se exhorta al gobierno de la república a rectificar en sus intenciones de extraer roca basáltica de esta hermosa región.

#CambiaUnaAcciónCambiaTodo.


Más columnas

Enrique Haro Belchez


Raúl López Gómez

Marijose Gamboa: ejemplo de lucha

Columna: Raúl López Gómez



PUBLICIDAD


PUBLICIDAD