Cobertura Qatar 2022

La seguridad en Altotonga



Este martes, diversos medios informativos locales dieron cuenta de un hecho lamentable ocurrido en el municipio de Altotonga, la muerte de la maestra María Elena Pablo, madre de la ex regidora Mary Baltazar y del actual director de seguridad, Donatiel Baltazar; es una familia muy apreciada y respetada en ese lugar.

La información difundida por algunos medios apunta a un hecho violento, un asesinato al interior del domicilio de la mujer por la mañana de este martes; pero nos aclaran en Altotonga que la causa de muerte no fue un homicidio, sino una isquemia. Un infarto habría provocado el lamentable deceso.

Hay una diferencia muy grande entre un ataque armado en un domicilio y una muerte, digamos natural, repentina, como lo podría consignar el certificado médico de defunción.

En pocas palabras, el fallecimiento de la maestra María Elena, una mujer apreciada en Altotonga, no es una muerte no natural o violenta, que genere la sospecha de criminalidad; es producto de un probable mal cardiaco.

Hasta ahí el tema de la muerte de la madre de la ex regidora y del actual director de la policía en Altotonga.

Este caso nos remite a lo que se vive en materia de combate al delito en este municipio, donde la autoridad local marca una diferencia enorme entre el actual trabajo y la desidia con que se manejó el área de la seguridad pública durante el pasado ayuntamiento.

En agosto de 2020, elementos de la Guardia Nacional y de la Secretaría de Seguridad Pública desarmaron a los elementos de la Policía Municipal de Altotonga, a quienes relevaron de sus cargos.

Unos días antes se registró en ese lugar un múltiple homicidio contra tres integrantes de una familia de comerciantes, lo que habría provocado la decisión de prácticamente desaparecer a la corporación municipal. Todo esto ocurrió durante el gobierno de Ernesto Ruiz Flández.

De esos hechos han pasado dos años.

Hoy, el actual gobierno que encabeza Nacho Morales ha decidido invertir en el área de seguridad; se reforzó la vigilancia con cámaras de video y se trabaja para garantizar la confiabilidad del cuerpo de policía.

El ayuntamiento local ha invertido en patrullas y ha mejorado en el tema de vigilancia y seguridad pública; es decir, hace lo que no pudo su antecesor.

Por otro lado, en este lugar es evidente la disposición del ayuntamiento para trabajar de forma coordinada con la autoridad estatal y sobre todo con las instancias de prevención del delito, seguridad pública y procuración de justicia, porque a fin de cuentas –ha dicho el alcalde– son temas que preocupan y ocupan a todos: a la sociedad, a los sectores productivos y a los tres niveles de gobierno. @luisromero85


Más columnas

Felipe García

´Maquillaje tricolor´

Columna: Tiempos extra


Silverio Quevedo Elox

Luis Alberto Romero

La seguridad en Altotonga

Columna: Hora cero


Raúl López Gómez