Cobertura Qatar 2022

La peor temporada para escribir



Una de las normas elementales del periodismo es que nunca se repita la información, cada día esta debe ser nueva y diferente, por lo visto no se aprende esta norma y el tema del Covid-19, así como sus consecuencias de pandemia mundial se hace presente en los medios, pensando el periodista que les resulta interesante a los lectores saber el número de contagiados y de muertos todos los días.

Están totalmente equivocados, aunque ahora se magnifique que se estableció un nuevo récord de enfermos y fallecidos.

Una noticia pierde el interés cuando es la misma.

Para mala suerte empiezan las campañas políticas en México y es otro tema, que de antemano se sabe aburrido, pronto empezará a ser lo mismo de siempre, se especulará sobre los resultados, cuando todo se tiene que saber hasta la noche del domingo seis de junio, quienes ganaron los comicios y confirmar que los columnistas políticos escribieron de acuerdo a sus intereses particulares, de acuerdo al convenio económico que hayan llegado con los candidatos. O de plano a un paquete por partido político que quiera trabajar con dicho medio; que por lo regular tienen una mayor preferencia los impresos, porque dejan huella, muy diferente a los audiovisuales que no perduran.

Por lo general él que va a perder en estas elecciones intermedias es el que más gasta, pensando que puede convencer al ciudadano con las mentiras infladas del reportero, columnista dedicado a engrandecer a mediocres en esta actividad política.

Lo único que se puede asegurar es que va a haber sorpresas y que van a resultar ganadores de los que nadie esperaba y el tradicional engaño, donde aseguraban que este distrito o alcaldía le pertenece a un instituto político, porque haya obtenido el triunfo en pasadas ocasiones.

Lo más sobado asegurar es que nadie va a emitir su sufragio por que las autoridades actuales han realizado una pésima gestión, el pueblo sabe que los que llegan tienen un deber que cumplir con el pueblo que lo eligió y que no son los mismos a pesar de que sean del mismo partido.

El general Lázaro Cárdenas, Adolfo Ruiz Cortines, Adolfo López Mateos considerados como buenos mandatarios fueron del PRI y muy diferentes a los que los sucedieron.

Del PAN no se puede decir lo mismo nadie a estas alturas piensa que Vicente Fox y Felipe Calderón sirvieron de manera ejemplar a nuestro país.

La historia ha sido el mejor juez y emitió sus sentencias sobre los buenos y los malos, también los extremos de los mejores y los peores, el transcurrir del tiempo se mantienen indelebles los calificativos.

Esperemos que en esta temporada electoral se olviden un poco del doctor Hugo López-Gatell a quien culpan de todo lo que haga el coronavirus y lo hacen responsable que la gente no se cuide y que haya inventado esta pandemia para ser el más popular de la televisión. En su popularidad ya sea negativa o positiva, supera a cualquier artista de este convulsionado tiempo.

De paso dejar de criticar al presidente Andrés Manuel López Obrador en sus conferencias de prensa mañaneras y de inventar fantasías sobre hechos que no existen y de palabras que no se pronuncian.

Alucinan si no sabe amarrarse las agujetas de los zapatos o si sufre un ataque de caspa en su cabello. Ese es el periodismo que ya no cobra en el gobierno.

Se entiende que los opositores han contratado a expertos en las guerras sucias de las que nadie se salva, son artífices literarios en vender silencios y propagar falsedades.





Más columnas

Luis Alberto Romero

Maquiavelo

Paulina Ríos

Raúl López Gómez