jueves, 31 de agosto del 2023
Imagen de Veracruz 
FacebookTwitterYoutube
Diario del Istmo
Suscribete a nuestros boletines
Por
Columna:

La mañanera

2021-01-28 | 07:54 a.m.
Diario del IstmoDiario del Istmo

Con un abrazo para el Presidente.

No deja de llamar la atención la desmedida ofensiva que hay contra una conferencia de prensa. Estamos ante una verdadera cruzada de fuerzas políticas, poderes fácticos, grandes intereses y “órganos autónomos” contra la rueda de prensa que realiza el Presidente de la República a las 7 de la mañana, de lunes a viernes.

Indigna, enoja, preocupa el afán de la censura. Pero también se antoja como objeto de estudio la debilidad de tantos poderes frente a una sencilla conferencia.

No se busca detener una campaña pagada con millonarios recursos del Estado en todos los medios de comunicación. No se trata de un gobernante que use tiempos oficiales en cadena nacional cada día. No tenemos hoy a un gobierno que convierte el periódico oficial El Nacional para combatir a un adversario. No vemos ya a un gobierno que reparte dinero a directivos y reporteros de medios para que hablen bien de su gestión. No nos encontramos con un gobierno que eleva estratoféricamente los gastos de publicidad de las dependencias y secretarías de Estado. No, nada de eso. Se trata de una austera conferencia de prensa de la que cada medio toma, transmite o critica lo que quiere.

No representa tampoco un monólogo presidencial. En la conferencia se escucha a los reporteros de los medios poder realizar las preguntas más puntillosas posibles. Algunos periodistas hasta han llegado a subirse al escenario. La han visitado verdaderos opositores que acuden a manifestar sus ideas. Incluso toman el micrófono gobernadores de todos los partidos políticos. Todo lo opuesto a la tradición de rehuir el cuestionamiento de los medios, de los Presidentes de la República.

Es en, efecto, una estrategia sencilla, sumamente austera, pero eficaz.

La conferencia mañanera representa un reto de trabajo y disciplina. Hay que levantarse muy temprano y hacerla de lunes a viernes, sin falta. Representa también un desafío a los riesgos políticos que implica exponerse tanto tiempo y frente a tantos medios. Y representa un despliegue de amplias habilidades para informarse suficientemente y para responder difíciles cuestionamientos.

Ningún dirigente político opositor, ningún gobernante de otra fuerza política ha tenido la disciplina para cumplir con el propósito de hacer una conferencia espejo.

Lo cierto es que la conferencia mañanera del Presidente se ha convertido en una de las más poderosas innovaciones en el mundo de la comunicación política.

Es un espacio que reúne virtudes diversas. Por un lado, permite un reposicionamiento de lo público. Abre una alternativa de comunicación en un mundo en el que los grandes consorcios de la comunicación avasallaron y estigmatizaron el universo de lo público para mitificar y empoderar lo privado. Ofrece enfoques informativos diferentes a los medios dominantes.

Por otra parte, es un espacio de educación cívica y formación en valores alternativos a la globalización neoliberal. Desde esa conferencia se reivindica y difunde la historia de México. Se corrigen deformaciones. Se denuncian traiciones a la Patria. Se recupera lo olvidado.

Es también un lugar para la información útil y práctica destinada a la ciudadanía, en temas como seguridad, salud, obra pública, programas sociales, etc.

Además de todo, es un formidable sitio de transparencia y acceso a la información. Por esa conferencia nos enteramos de los pagos millonarios en publicidad a revistas y publicaciones, el costo de las pérdidas por huachicol, los hospitales abandonados en administraciones pasadas, el negocio de las cárceles privadas, el costo de los órganos autónomos, la construcción del muro en la frontera, en fin, de todo lo que no nos enteramos por los medios de información y los institutos de acceso a la información.

Nadie está obligado a verla o creer lo que ahí se dice. Pero tampoco nos pueden obligar a los demás a aceptar el mundo monocolor del neoliberalismo. Que en la libertad cada quien escoja su fuente de información. La mañanera es una de mis fuentes favoritas.

UBIK-T
  • Lo último
  • Lo más leído
Diario del Istmo
Diario del Istmo

SÍGUENOS EN REDES

 

Nosotros | Publicidad | Suscripciones | Contacto | Aviso de Privacidad

 

 

Reservados todos los derechos 2023