Cobertura Qatar 2022

En política, siempre gana quien marca la agenda

Columna: Fernando Vázquez Rigada



La marcha del 13N fue más que una manifestación: fue un golpe de timón. La sociedad despertó. La historia lo demuestra: nada, ningún gobierno, ninguna institución, por poderosa que sea o aparente ser, es capaz de doblar a una participación ciudadana masiva.

Ese golpe de timón debe convertirse en un cambio de juego. Game changer, llaman los norteamericanos a un acontecimiento que provoca una voltereta política.

Eso estamos viendo.

Morena ha perdido el control de la agenda y no sabe cómo reaccionar.

Acostumbrado a mandar (como el del corrido de José Alfredo) el sumo pontífice y sus acólitos han ido de tropiezo en tropiezo. Les quitamos el balón y no saben qué hacer.

¿Cómo reaccionar? ¿Qué sigue?

Primero. No contesten sus ataques. El populismo se nutre de partir en dos a la sociedad. Cada ataque nos fortalece. ¿Creen que declarar contingencia el sábado 12, cortar el metrobús, encender las fuentes del Monumento a la Revolución, nos unió o nos amedrentó? Quien agrede es porque ya no tiene argumentos.

Segundo: no responda a sus calumnias. Lo he dicho antes, basado en un estudio seminal de mercadotecnia neuronal de George Lakoff. Si yo le digo: "no piense en un elefante", ¿qué hace? ¡Ajá! Su cerebro crea un elefante. Igual sucede con AMLO. Es experto en ello. Responder a sus ataques refuerza su mensaje. Hay que reforzar el nuestro.

Recordemos lo valioso que es este país cuando se erige para defender la libertad y la igualdad, por qué queremos ofrecer empleo a la gente que no lo tiene; educación y salud a los necesitados, protección a las mujeres; apoyo a los emprendedores. Por qué pensamos que un país sin orden, como éste, está condenado a fracasar.

Tercero: La política contemporánea se nutre de causas. Tenemos la nuestra: la libertad. Defender la libertad y democracia son el alma de nuestra causa; el INE, el instrumento para hacerlo; la sociedad civil, el protagonista de la misma. ¿Cree que ante la inflación, la inseguridad, el COVID, la libertad es un tema insulso? Piénselo otra vez: los demócratas frenaron la ola roja de los republicanos cuando convirtieron la elección en un plebiscito sobre la libertad. Más: creo que hirieron de muerte a Trump, que parecía tener 7 vidas. ¿Ganaron todo? No. Rara vez hay enchiladas completas.

Cuarto: el gran reto, nuestro reto, es mantener la causa viva y en pie de lucha. La estrategia del oficialismo autoritario es clara: con un abusivo desvío de recursos, violando abiertamente la ley, inundarán la ciudad de México el día 27. Será un monstruo. Memorable y, al mismo tiempo, grotesca. No se desanime: están reaccionando a lo que hicimos. Nosotros somos libres; ellos, peones clientelares. Nosotros queremos ampliar la libertad y la democracia; ellos, suprimir a la sociedad civil. Nosotros somos independientes; ellos, militantes de un partido.

El 13N se marchó en algo más de 60 ciudades del país. La convocatoria fue civil. Ahí está el núcleo de un activismo independiente. Hay ya más de 60 centros de activismo en la espina dorsal de las zonas urbanas. De ahí deben salir propuestas que nutran un programa de reconstrucción nacional y nuevos liderazgos.

Quinto: La resistencia debe endurecerse. No se equivoquen: el plano estratégico de López Obrador es claro: retacará el Zócalo hasta Reforma con acarreo. Al día siguiente subirán el dictamen de reforma constitucional. Ahí comienza la verdadera batalla. Si el PRI se mantiene firme, fracasarán. Volverán, entonces, a la ofensiva con reforma a la ley secundaria. Si pretenden pasar por encima de la Constitución, habrá que irnos a la resistencia civil. Si no lo hacen, tendremos que seguir en activismo porque tratarán de asfixiar presupuestalmente al INE y manipular la designación de 4 nuevos consejeros en abril.

El morenismo está herido. Sabe de las enormes limitaciones de su candidata: Claudia Sheinbaum. La marcha de la libertad mostró su desconexión con la ciudad que gobierna. Carece de carisma. Queriendo agradar a su jefe, se ha radicalizado. Puede perder la elección y lo saben.

El morenismo está herido. Pero cuidado: nada más peligroso que una fiera herida.

¿Están listos?

@fvazquezrig


Más columnas

Maquiavelo

Paulina Ríos

Raúl López Gómez

Fernando Vázquez Rigada