Cobertura Comunidad en Accion
Cobertura Rumbo a Elecciones 2024
Cobertura Corredor Interoceanico

El declive de Eric Cisneros ante el manotazo presidencial

Columna: Paulina Ríos



El declive de Eric Cisneros ante el manotazo presidencial

Ustedes recordaran, que, en este espacio, hemos hecho mención en diferentes ocasiones del protagonismo y autoritarismo del secretario de Gobierno, Eric Cisneros Burgos. Ayer lo expresado por el presidente seguramente le cayó como un valde de agua fría, pues estaba acostumbrado a hacer y deshacer, es decir era intocable, en reiteradas ocasiones el Gobernador, Cuitláhuac García Jiménez salía siempre en su defensa, fortaleciéndolo aún más, incluso aun cuando se le vinculó con la delincuencia organizada.

Cisneros presumía el sometimiento de Cuitláhuac a su poderío, tanto que el 90 por ciento de los Secretarios de Despacho, optaban por agachar la cabeza también ante su imperio, ese imperio que lo hacia  el todo poderoso, el implacable, aquel que sí alguien no le rendía culto o le era leal, era avasallado con su furia, en muchas ocasiones al grado de llevarlos a la cárcel, haciendo uso de su leal fiscal, quienes juntos han hecho de la procuración de justicia una instancia de persecución política hacia quienes no se arrodillaban ante su mando.

Ayer por primera vez el presidente dio un manotazo y le dijo que además de que no era el momento electoral, si tenía alguna aspiración debía renunciar al cargo; al escuchar tal declaración, aseguran que Cisneros enfureció y lo primero que expresó, es que detrás de esa respuesta presidencial, estaba Rocío Nahle, su madrina, esa que también desobedeció e intentó brincar políticamente en una locura total por crecer en el poder. 

Tras lo declarado por el presidente en la mañanera del lunes, Eric Cisneros, se apresuró a llamar a sus medios de comunicación aliados y ahí declaró que no retiraría esa propaganda absurda y ridícula, al que el califica como el impulso a Veracruz. Su negritud, ese complejo que le caracteriza y que ha tratado de sopesar con poder y enriquecimiento, alardeándose de las mujeres que posee, lo llevó a intentar colocarse en el camino por la gubernatura, haciendo uso “dizque” de sus libros, para publicitarse por todo Veracruz.

Sin ninguna política publica de su lado y menos sin capital político, Cisneros pretendía que sus compilados de fotos, esos que llama libros, lo colocaran en la carrera gubernamental. Un hombre dedicado a sumar enemigos y creer que su poder nunca acabará porque además ha presumido de su poder en la brujería. Siendo Cisneros quien más posiciones tiene al interior del gabinete, desde ahí controla todo. Ahora habrá que ver sí después de lo dicho por el presidente de México, Cuitláhuac lo sigue protegiendo y arropando, como aquel que cuida de su violentador, de quien lo ha sobajado al grado de gritar que solo es gobernante en fotos, porque el poder radica en él, en su secretaria de gobierno. 

Tras la respuesta de Cisneros que barrio con casi todo el gabinete, asegurando que el no tiene familiares en el gobierno, ni promueve a su papa y a su mama, tirándole así al propio mandatario y al mismo presidente de JUCOPO en el congreso Local, parece haber reculado o al menos así lo ha dado a conocer el martes, el gobernante Cuitláhuac, quien según su declaración, el encargado de la política interna ha decidido declinar de sus aspiraciones a sucederle y además ha decidido dejar de hacerse publicidad con sus compilados fotográficos a los que absurdamente llama libros.

“El secretario de gobierno va a acatar la recomendación que implícitamente se hiciera el día de ayer, y para que no haya dudas de que esto no es por cargos (…) no participará (Eric Cisneros) en la elección para gobernador, platiqué anoche con él y me parece correcta su decisión.” dijo García Jiménez, su defensor, ese que jamás le había corregido o increpado nada.

Algo queda claro para los veracruzanos y es que, si el presidente no hubiese dado un manotazo a la locura política de Cisneros, Cuitláhuac lo seguiría arropando y gritando a los 4 vientos que lo necesita en su administración. En muchas ocasiones los propios funcionarios se preguntaban que es lo que Cisneros le sabia al gobernador para ejercer el control. Hoy se confirma, que si en Veracruz, se le quita poder al secretario de gobierno, no es por Cuitláhuac, sino por Andrés Manuel, quien esta vez tuvo ya que poner un alto ante la incompetencia y falta de carácter de un gobernante veracruzano que hoy solo aspira a ser protegido en una secretaria federal, consiente del desprecio de millones de veracruzanos, que solo vieron en él a una marioneta de Eris Cisneros.

Más columnas

El reto del manager

Columna: El reto del manager


Raúl López Gómez

Enrique Haro Belchez

Francisco J. Ávila Camberos

El país de las ocurrencias

Columna: El país de las ocurrencias

×