Cobertura Qatar 2022

Cop 27 advierte sobre el riesgo de Greenwashing



"Hay demasiadas promesas que son más eslóganes vacíos y exageraciones empresariales que verdaderas propuestas para lograr el cero neto de emisiones de carbono en todo el mundo". Catherine McKenna, presidenta de la comisión de la ONU para evaluar instituciones "verdes".

Vivimos en una sociedad que cada día tiene más conciencia con el medio ambiente, una sociedad en la que frenar las consecuencias del cambio climático se ha vuelto una prioridad. Esta situación hace que muchas personas eviten comprar productos de empresas que perjudican nuestro entorno y nuestra salud, por ello las empresas buscan estrategias de comunicación y fórmulas diferentes para transmitir a la audiencia sus valores y su responsabilidad social corporativa con el medio ambiente.

La 27ª Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP27) ha encontrado un nuevo enemigo, el Greenwashing.

El concepto Greenwashing (Lavado Verde), es un término utilizado para ver las malas prácticas que algunas empresas o gobiernos realizan cuando presentan un producto o cualquier propuesta como amigable con el medio ambiente, aunque en realidad, no lo sea. Muchas veces, estas fórmulas tan solo son comunicativas y nada tienen que ver con las prácticas reales de las empresas, que siguen elaborando productos que contaminan o que no respetan el entorno.

Es un "maquillaje" para dar una idea falsa sobre algo que en realidad no es tan "verde" como se aparenta, tan solo es una forma de vender una "falsa" responsabilidad social que no llega a verse nunca ni en las políticas, ni en la cultura de los gobiernos y empresas.

Un informe publicado en el marco de la conferencia climática COP 27 en Egipto, realizado por un equipo de expertos de la ONU, señaló que las promesas emitidas por empresas y por los gobiernos de distintas ciudades del mundo para promover el cuidado del medio ambiente, corresponden más a una campaña de lavado de imagen corporativa y empresarial, que a verdaderas propuestas para la protección del planeta y su biodiversidad.

Dicho informe, tiene el objetivo de trazar una "línea roja" en torno a las falsas afirmaciones de progreso en la lucha contra el calentamiento global, que puedan confundir a los inversionistas y a los responsables de elaborar políticas públicas.

Al respecto, el secretario general de la ONU, António Guterres, menciono que debe existir una Tolerancia Cero para el lavado verde: "Usar promesas falsas para encubrir la expansión masiva de combustibles fósiles es censurable, es un engaño. Este encubrimiento tóxico podría empujar a nuestro mundo al precipicio climático. La farsa debe terminar".

Hoy en día ser una institución verde es una ventaja frente a la competencia, sin embargo, para serlo es necesario hacerse cargo de los compromisos a largo plazo y que se muestren tal como son, que asuman una producción medioambientalmente más sustentable y sostenible con el medio ambiente, por lo que se debe de valorar el desarrollo desde la perspectiva sustentable, tomado los aspectos sostenibles o incluso, las debilidades, para comunicarlas con honestidad e incorporarlas para una ética más respetable.

#CambiaUnaAcciónCambiaTodo.

Contenido Relacionado

Más columnas

franciscojavilacamberos

De marchas y contramarchas

Columna: De marchas y contramarchas


Enrique Haro Belchez

Raúl López Gómez

Ana Isabel Cruz Hernández

Campos deportivos sin pies ni cabeza

Columna: A la One, Two, Three...