Vivir de la ubre
Off the record

No han dado una, pero bien quequieren repetir. Algunos diputados locales quieren estrenar la reforma quepermite la reelección, porque ya se acostumbraron a vivir del presupuesto y porel “poder” que creen tener, aunque lo único que han podido hacer es repetircomo letanía el libreto que les ordenan recitar en temas políticos yelectoreros.

 

No les importa vomitar pifia tras pifia. Ellos quieren levantar el dedo por un periodo más largo, porque dos añitos no les sirvieron ni para el arranque y ya sólo les quedan unos meses para abandonar la nómina gubernamental.

 

Los de esta conurbación ya se apuntaron para reelegirse. Habría que preguntar a la ciudadanía si la existencia de ellos le ha servido de algo, a riesgo de escuchar vituperios y uno que otro recordatorio familiar. Sólo uno de ellos suena medianamente congruente, aunque lo pierde su entreguismo, pero se entiende que debe obedecer si no quiere irse a la congeladora.

 

 

************

 

¿Alguien se imagina a la cantante Yuri como senadora de la república? Muchos podrán decir que sí, y otros, que no; la mayoría seguramente dirá que mejor siga en lo que sí sabe hacer, que es cantar. Eso no es discriminar, sino aplicar la famosa frase ‘zapatero, a tus zapatos’. ¿Y entonces cómo Carmen Salinas llegó a ser diputada?, preguntarán algunos. ¿Cómo? Pues en la forma en que ha llegado la mayoría de quienes conforman las legislaturas federal y estatales: por la gracia del dedo divino.

 

En algunos casos la imposición no es tan mala porque el designado o la designada tiene una mediana preparación académica y profesional, aunada a la experiencia de su vida y no tienen mal desempeño, pero ésos se cuentan con los dedos.

 

Casi siempre llegan quienes no deberían, a contaminar el quehacer legislativo y a sumarle a su bancada un voto más en las sesiones de las cámaras. Y eso es paradójico, que las trascendentales decisiones de un país o de un estado queden en manos o mejor dicho, en dedos de personas a quienes sacaron de su entorno para enturbiar la vida legislativa.

 

 

************

 

¿Y el hijo del exgobernador Fidel Herrera Beltrán, de nombre Javier? Está a medio año de concluir el periodo en que se ha desempeñado como diputado federal plurinominal y también lo mencionan como prospecto para el Senado de la República. Que lo consiga, ésa ya sería otra historia porque ningún partido tiene preferencia entre el electorado.

 

En el caso de MORENA, una cosa es que Andrés Manuel López Obrador encabece absolutamente todas las encuestas en la carrera presidencial y otra es que los aspirantes a gobernadores, senadores, diputados federales y diputados locales vayan a verse beneficiados automáticamente por el efecto de arrastre que suponen les causarían los apellidos del tabasqueño.

 

Hoy nadie tiene nada seguro. El propio López Obrador ya tuvo la experiencia de ser puntero y no haber llegado porque no se lo han permitido.

 

 

*************

 

A todo esto, ¿alguien sabe quiénes son los virtuales candidatos independientes o ciudadanos en el estado de Veracruz? De ellos se sabe poco o nada. Se entiende que ya tuvieron su periodo de precampaña y deben esperar a la campaña constitucional, pero nada les impide dejarse ver, porque no están obligados a salir embozados a la calle y les caería muy bien que les dé un poco el sol. Fuera de Antonio Illescas no se escuchó hablar de nadie más.

 

 

*************

 

Cosas de la grilla. Juan Montes de Oca López, a quien desde hace algunos ayeres alguien bautizó como el Niño Artillero, salió a asolearse y de paso a tundir a los alcaldes del partido MORENA, que están confrontados con el gobierno estatal.

 

El atrabancado exlíder del Movimiento Popular Independiente (MOPI) terminó ventilando asuntos del Palacio Municipal de Veracruz, donde hoy truenan los chicharrones de Fernando Yunes Márquez, y reveló que hay priistas en la nómina.

 

Claro, Juanito. Los panistas que han gozado de la silla municipal de Veracruz han tenido que gobernar con apoyo de los priistas, quienes tienen el control de líderes y lideresas que igual se ponen el uniforme tricolor que el azul. Nadie está diciendo que eso esté bien, simplemente es lo que se observa desde hace más de dos décadas, cuando empezó la “alternancia” que en los hechos ha sido una repartición del poder municipal entre los del TRI y los del color celestial.

 

 

 

 

¿tu reacción?

conversaciones de facebook