Registro del impulso educativo
El puerto brilla por la fundación de escuelas

El presidente Valentín Gómez Farías fue uno de los gobernantes liberales de nuestro país que, durante el breve período de su poder (1833-1834), luchó por resolver uno de los problemas nacionales como lo fue la educación. 

Su gobierno marcó la primera etapa en la planeación y organización científica de la enseñanza en México, a la que fijó nuevas orientaciones, dentro de un sentido positivo, alejándola de todo prejuicio religioso y popularizándola intensamente.

Los aspectos más salientes de su gran labor educativa fue la creación de la Dirección General de Instrucción Pública, la libertad de enseñanza, la  creación de las escuelas normales, la nacionalización de las fincas del clero en beneficio de la instrucción, la difusión de la educación primaria entre la masa del pueblo,  la fundación de las escuelas nocturnas para adultos y la dotación de fondos especiales para la instrucción pública.

Como resultado de la nueva política liberal, en la ciudad de Veracruz, la educación pública estaba representada con la Escuela Municipal de Varones en los altos del convento de Santo Domingo, bajo la dirección de  José María Blanco y  José Antonio López  y con la Escuela Municipal de la Amiga de la Nación a cargo de Concepción Gamero.

Posteriormente, se fundó la segunda Escuela de Varones que, después se trasladó a la Casa de la Proveeduría. Y en 1853, se creó el Instituto Veracruzano a iniciativa de Idelfonso Cardeño, originalmente ubicado en el exconvento de San Francisco.



La escuela privada

En cuanto a la iniciativa privada, se estableció el colegio particular de Teodoro Kerlegang donde enseñaban varios idiomas. Además el Instituto Literario Mercantil de Juan Rodríguez Costa, centro  educativo para  los hijos de las familias aburguesadas veracruzanas. 

Y por último, la Escuela de niñas de la Santísima Trinidad, dirigida por Altagracia Acevedo de Campos, calificada como uno de los establecimientos más notables de Veracruz, donde se educó lo más florido de la juventud femenina; esta escuela estaba domiciliada junto al Café Universal frente a la Plaza de la Constitución. Y Lucas Castro y Esteban Morales fundaron el Colegio de Veracruz en 1856.

En 1868, año de la intervención francesa, se establecieron las escuelas municipales de varones y de niñas. En 1870, fue fundado  el Colegio de Santa Sofía  y dirigido por Sofía Agüero de Basseur.  

En 1871, la Junta de Caridad creó la Escuela del Hospicio  y el Colegio Católico, siendo la directora Concepción López de Guevara en los altos del convento de San Agustín. 

En 1871, por iniciativa del patronato de damas de la ciudad de Veracruz, se patrocinaron  el colegio del Profesor de Idiomas Mas-Kiaes; se abrieron las puertas del Colegio Esperanza, fundado por la Logia del mismo nombre (hasta 1885 estuvo situada en donde luego estaría la Escuela Naval Militar). 

En 1872, se creó el Colegio  San Jerónimo del presbítero Jerónimo Díaz, ubicado en los altos de la casa que era propiedad del acaudalado comerciante Don Esteban Sarduní. 

Francisco Landero y Coss.



Educación pública

Como gobernador (1872-1875) Francisco Landero y Coss expidió leyes y reglamentos sobre la instrucción obligatoria y gratuita. Organizó en 1873 el Primer Congreso Pedagógico del Estado con el propósito de estudiar la situación, así como las necesidades del sector educativo y  elaborar un proyecto de ley que unificara la educación y que tuviera participación toda  la población.

Del congreso surgió «la Ley Orgánica de Instrucción Pública y Plan de Estudios Preparatorios, Generales y Especiales» (1 de agosto de 1873), también llamada Ley Landero y Cos, que pretendía organizar el sistema educativo del estado de Veracruz. 

Esta reforma fue considerada por algunos autores como la fuerza motora que justificó la implementación de importantes cambios en materia educativa a nivel nacional. Además, en su artículo 100 proponía la creación de una Escuela Normal para la formación de buenos profesores de instrucción primaria.

De este proyecto, se consolidaron las Escuelas Cantonales  en el estado de Veracruz por disposición oficial del gobernador Juan de la Luz Enríquez. En 1887, se dieron a la tarea de construir en el Parque Ciriaco Vázquez, la Escuela Cantonal Francisco Javier Clavijero.  

En 1879, en la ciudad de Veracruz, se organizó la Escuela Nocturna de adultos a cargo de José Antonio López y en  1883 la Escuela Superior de Varones que  después se trasladó a la Escuela Cantonal en 1892.

En 1885, H. Ayuntamiento de Veracruz otorgó el  nombramiento de Consultor Pedagógico al pedagogo Esteban Morales,  por redactar las Bases o Programas para la organización de las Escuelas Municipales de siete grados aprobados por el Cabildo que dio acceso a la educación de manera extensiva a la población.



Estadística de la población estudiantil

Para finales de la década de 1890,  se contaba con las siguientes escuelas de instrucción superior: el Instituto Veracruzano y el Colegio Preparatorio de Niñas. 

El primero, tenía como gastos de servicio general y sueldos al año $13,890.00.  

Contaban con 113 alumnos matriculados de edades que oscilaban entre los 7 a 15 años con una asistencia promedio del 90%.  

El Colegio Preparatorio de Niñas gastaba anualmente en sueldos y servicios generales $9,486.00 y tenían inscritas 121 niñas con edades promedio de más de 15 años .

Los ciclos escolares del Instituto Veracruzano abarcaban seis periodos de diez meses consecutivos y cuatro periodos de diez meses para el Colegio Preparatorio de Niñas. 

El plan de estudios estaba incorporado a la Escuela Nacional Preparatoria de México. 

La instrucción primaria estaba a cargo  tanto de  las escuelas municipales como de las particulares. Había siete escuelas municipales de varones con 1,547 alumnos y cinco de mujeres con 1,080 alumnas. 

De los varones asistían regularmente el 77% de ellos y el 68% de las mujeres. Se encontraban inscritos 1,926 alumnos de 6 a 12 años y 701 de más de 12 años. 

Sus gastos de servicio general  y sueldos anuales eran de $9,758.00 y $46,550.00, respectivamente. 

En cuanto a las escuelas particulares, se encontraban registradas una de varones, una de mujeres y trece mixtas. La población estudiantil era de 250 varones y 518 mujeres; 303 alumnos de menos de 6 años, 380 de 6 a 12 años y 120 de más de 12 años. 

Sus ciclos escolares eran de seis periodos de diez meses para la Escuela Cantonal (de niños); de cuatro a diez meses para la Superior de Niñas y las escuelas  restantes.

Gracias a las propuestas educativas de hombres y mujeres ocupados en la enseñanza, Veracruz a finales de 1890, contaba con 47 escuelas y estaban registrados 3,660 alumnos de ambos sexos.



La Escuela Normal

Es una institución educativa encargada de la formación de los maestros de escuela. Tomó su nombre de su objetivo inicial de establecer las normas de enseñanza y a partir del concepto francés écolenormale, de proporcionar un modelo de escuela con aulas modelo para sus estudiantes de pedagogía.


Los cantones

En 1825, por la ley No. 46 del 26 de mayo de 1825,  el estado de Veracruz quedó dividido territorialmente en cuatro Departamento y doce regiones llamadas Cantones: 

  • El primer Departamento: su capital, Veracruz con sus cantones: Misantla, Papantla y Tampico. 
  • Segundo Departamento: su capital, Xalapa: comprende los cantones de Xalapa y Jalacingo. 
  • Tercer Departamento: su capital, Orizaba, con los cantones de Orizaba, Córdoba y Cosamaloapan. 
  • Cuarto Departamento: su capital Acayucan, comprende los cantones de Acayucan, Tuxtla y Huimanguillo.

¿tu reacción?

conversaciones de facebook