Niño símbolo de la Caravana Migrante fue detenido por la PF en Chiapas
"Me golpearon no sé como fui a caer, cuando desperté vi que ya era de noche, fue cuando amanecí, como en una cárcel amanecí, encarcelado”, recordó

El niño Mario David Castellanos Murillo, de 12 años de edad, se convirtió en un símbolo del éxodo de centroamericanos que buscan llegar a Estados Unidos, al viajar sin la compañía de un familiar, en la caravana de migrantes que salió de honduras el pasado 17 de octubre. Su historia, sin embargo, podría no tener un final feliz, ya que Mario ahora se encuentra detenido.

El caso de este menor, quien salió de su país huyendo de los grupos criminales y la falta de recursos para vivir, fue retomado por varios medios de comunicación a nivel mundial, pero la fama adquirida no le impidió ser detenido unos días después por la Policía Federal de México, cuando los migrantes rompieron las rejas e intentaron ingresar por el puente fronterizo en Ciudad Hidalgo, Chiapas.

"Me golpearon no sé como fui a caer, cuando desperté vi que ya era de noche, fue cuando amanecí, como en una cárcel amanecí, encarcelado”, dijo Mario, en entrevista con el noticiero En Punto, de Televisa.

“Me dijeron que me iban a dar los papeles [para estar en México legalmente] y todo, pero nada”, comentó Mario, quien dijo sentirse triste por el encierro, no obstante, afirmó que si lo deportan, volverá a hacer el viaje para intentar llegar a Estados Unidos. 

En Honduras, Mario no tuvo la oportunidad de ir a la escuela, por lo que no sabe leer ni escribir.

Mario vendía chicles en las calles y en el centro de San Pedro Sula, Honduras, para sobrevivir. Además, dijo que no quiere regresar a su país por temor a que los maras lo asesinen, por no haberse integrado a sus filas.

Al igual que Mario, una docena de menores de edad, hondureños no acompañados que viajaban en la caravana, fueron detenidos por la policía migratoria mexicana.

¿tu reacción?

conversaciones de facebook