María Magdalena
La película de María Magdalena

Exente película muy propia de esta temporada de Semana Mayor. Días que se supone son para reflexionar sobre lo que pasó en los últimos momentos de vida del mesías (aunque para muchos sólo es una temporada para vacacionar y descansar del trabajo cotidiano, sin que haya tiempo para pensar un poco en los sucesos históricos). 

Magdalena ha sido el personaje bíblico de más controversia, desde mi punto de vista, pues muchos historiadores lo han desarrollado en múltiples formas, algunas de las cuales se contradicen y llevan a la confusión. 

Mi intención es hablarle, amable lector, sobre el film que se encuentra en las carteleras. La obra trata sobre  una joven mujer que busca dar un nuevo sentido a su vida, a pesar de las jerarquías y reglas impuestas por los círculos sociales y familiares de su época (en el año 33 de nuestra era), situación que paradójicamente es muy actual porque todos los días escucho temas sobre la marginación de la mujer en la sociedad. 

María Magdalena (de acuerdo al film) se atreve a desafiar a su familia y unirse a un nuevo movimiento social liderado por Jesús de Nazaret. ¿Se imagina amable lector, una mujer que decide dejar su hogar para unirse a un grupo de hombres que andan deambulando por el monte? 

Tal vez por eso el papa Gregorio el Grande en el año 591 la denomina prostituta aunque se dice que fue una confusión ya que la Magdalena que seguía a Cristo fue confundida con la pecadora arrepentida María de Betania, y con María Magdalena de quien Jesús saca siete demonios, como si todas ellas fueran la misma mujer. 

Según la publicación electrónica Aleteia, en un interesante artículo escrito por señor Miguel Pastorino fechado el 24 de mayo del 2017. 

El señor Pastorino es un profesor uruguayo de Filosofía, Fenomenología de la Religión e Historia de las Religiones, también ha realizado estudios en Psicología y Comunicación Institucional. 

Pero regresando a la película, la joven Magdalena no tarda en encontrar su sitio en este nuevo camino que la llevará hasta Jerusalén. La obra me gustó porque es un retrato auténtico, único y humanista de una de las figuras espirituales más enigmáticas e incomprendidas de la historia. 

Llamó mi atención que el nombre es María de Magdala, y que (buscando en internet) Magdala es un paraje ubicado en Israel, el cual es citado en la Biblia (en el Nuevo Testamento) y en el Talmud. 

Se ha asociado con al menos dos lugares. Se dice que María Magdalena nació en esa localidad, la cual Jesucristo visitó según las siguientes citas; San Mateo 15:39; y también, es llamada región de Dalmanuta.

De acuerdo a San Marcos 8:9. Magdala es un pueblo de pescadores, situado en la costa occidental del lago de Tiberíades y cercano a Cafarnaúm, las mujeres ayudan en las labores de la pesca, sacan las redes del mar llenas de peces, las ponen a secar y luego las remiendan tejiendo las partes que se han dañado. 

Magdalena es mencionada tanto en el Nuevo Testamento canónico como en varios evangelios apócrifos, por haber sido una distinguida discípula de Jesús de Nazaret. 

La película está llena de muchos contextos para reflexionar; pues, tiene frases y situaciones que hacen llegar a la idea que debe verse varias veces para poder entenderla cabalmente. 

Según la trama, ella está por casarse (lo cual es decisión de su padre viudo, quien ha elegido al probable esposo, ya que ella es mujer y no puede decidir por si misma, según la época). Al rebelarse, ella pregunta a su padre ¿Por qué debo casarme? Él responde “porque eres mujer y has nacido para ser madre”. 

O sea, no tenía otra opción. Cuándo ella decide unirse al grupo, después de haber escuchado al mesías, varios del grupo la rechazan por ser mujer y cuándo ella enfrenta a los apóstoles que no la quieren en el grupo, estos exponen, “es que estamos para luchar”, con asombro ella expresa “no imaginé que seríamos soldados”. 

El argumento que me hizo pensar mucho, aún después de haber salido de la sala de cine, es cuando la Virgen María (madre de Jesucristo) le dice a Magdalena “tú estas aquí porque estás enamorada de mi hijo ¿Verdad?”, Magdalena no responde y su silencio es tomado como una respuesta afirmativa, la Virgen María agrega “pues, al igual que yo, prepárate para perderlo”. 

Una excelente película que no debe perderse amable lector.

GRACIAS

¿tu reacción?

conversaciones de facebook