Impulsor del son jarocho
Archivo
Don Diego Cruz y la décima espinela en Tlacotalpan

Creador del foro alternativo en La Candelaria

Don Diego Cruz es el organizador y alma del Foro de jaraneros, decimeros e improvisadores orales que se realiza en el Centro Cultural Luz de Noche, en Tlacotalpan desde hace 16 años.

Primero con la iniciativa de don Guillermo Cházaro Lagos, un gran poeta de Sotavento, que nació en Corral Nuevo, Acayucan, pero toda su vida la vivió en Tlacotalpan. 

Don Guillermo y don Diego, al ver que el Foro de la Plazuela Doña Martha ya estaba saturado de participantes, decidieron poner un foro alternativo, donde sobre todo, llegaban decimeros y grupos pequeños y se les dejaba participar con libertad.

- ¿Cómo empezó este Foro?

- Pues con gran entusiasmo y esfuerzo, haciendo mucha labor porque yo no gozaba de fama ni nada parecido, pero se empezaron a acercar personajes como el propio Guillermo Cházaro, Cirilo Promotor, Evaristo Silva Reyes, Marco Gómez ‘el Taconazo’, que eran muy relevantes.

Ellos empezaron a venir a este Foro y trajeron gente para acá, se fue haciendo la tradición. En el Encuentro de Jaraneros de la plazuela doña Martha ya había demasiada gente y se tenía que esperar horas para participar, era muy cansado. 

Y este foro no fue una competencia sino una alternativa. Aquí la consigna fue siempre dejar participar a todos los grupos que llegaran, sin distinción. Y fue creciendo, primero era de 8 a 12 y después se prolongaba hasta las 3 de la mañana.

- ¿Qué ha pasado este año?

- Pues se me dijo de parte del ayuntamiento que no estábamos considerados este año con ningún apoyo, ya que tienen muy poco presupuesto, a lo que la comunidad jaranera de Tlacotalpan se unió, sobre todo a iniciativa de Rafael Figueroa Hernández y ellos están consiguiendo los apoyos. Finalmente sí se hará el Foro número 16 y me da mucho gusto porque no se pierde la continuidad.

- ¿De dónde vienen los participantes?

- De muchos lados, de Minatitlán, Coatzacoalcos, Cosoleacaque, Acayucan, Catemaco, Santiago, Tuxtepec, Cosamaloapan, Chacaltianguis, de Isla, de toda la Cuenca y hasta de la Ciudad de México, San Luis Potosí, etc. 

En los 3 días que tenemos de evento de 8 a 12 o 1, en esos 3 días desfilan entre 150 y 200 personas participando en la escena, subiendo al Foro. 

Y aquí siempre les agradecemos con mucha calidez, ofreciéndoles un tamalito y un popo, por ejemplo, o una horchata, un café, lo que se tenga. Nosotros no ofrecemos viáticos, ni hospedaje ni nada de eso. La gente que viene aquí es por el gusto de participar.

- ¿En qué categorías se participa?

- Los jaraneros, los requinteros y los que ejecutan instrumentos caen en el grupo de son jarocho y ya los decimeros, que son los que dicen las décimas y decimistas que son los que hacen las décimas, que algunas veces también las dicen.

Los improvisadores orales son los que dicen décimas y que tienen mayor rapidez de estructurar lo que van a decir congruente con el tema de que se trate, eso es como un don, hay gente que hace décimas perfectas, así virtuosamente. 

Yo no soy repentista, yo hago mis décimas en papel, borro, lo tiro, lo vuelvo hacer, consulto diccionario, hasta que me quedan bien. Pero luego, ya cuando leo mi décima que es vivencial, me dan  mucho gusto. Soy decimista y decimero.

- ¿Desde cuándo empezó con la décima?

- Me llamaba la atención, pero me dediqué a la química, soy jubilado, y la química tiene un vocabulario totalmente técnico, pero curiosamente, me gustó. 

Vino aquí un poeta de Cuba hace muchos años, González  Yerro, y nosotros le prestamos esta casa de Luz de Noche( Centro Cultural) para que diera un curso de décima espinela, y ahí estuvo como 3 meses, dando clases, yo estaba aún en México, a mi esposa, que ya estaba aquí, le tocaron esas clases y aprendió hacer décimas. 

Posteriormente, muchos de los alumnos de Yerro se pasaron a dar clases en la Casa de la Cultura. Ahí estaban Cházaro Lagos, Diego López, Eliana Lili, Silva Carvajal, algunos ya finados. 

Ellos fueron quienes me dieron clases a mí. La décima me cautivó, me atrapó, yo me paso muchas horas escribiendo, completamente abstraído, es una gran pasión.

- ¿Cómo es la décima espinela?

- Es una composición poética con reglas muy estrictas, no es sencilla, son diez versos, sujetos a una rima y tiene cuatro juegos de rimas que son consonantes.

El verso que termina en cada renglón debe de coincidir con el otro en todas las letras. Son cuatro juegos, se tiene que llevar en cuenta la métrica y la rima. Parece complicado, pero una vez que se domina es muy satisfactorio. Y siente uno que lo que escribe, suena bonito.

- ¿Es de Tlacotalpan?

- Soy nativo de Tlacotalpan, mi esposa también, estudiamos juntos hasta la secundaria, después nos fuimos a estudiar fuera, ella a Veracruz, yo a México.

Ya de profesionistas nos encontramos trabajando ambos en Carlos A. Carrillo, saliendo del trabajo nos regresábamos a Tlacotalpan juntos, y así empezó el noviazgo. Nos casamos en 1969 en la iglesia de La Candelaria y bueno, tuvimos que emigrar, tuvimos 5 hijos. 

Me pasé 38 años en la Ciudad de México, siempre con la consigna de regresar, yo tenía un letrero en mi escritorio que decía “Retorno a la provincia”, así que yo tenía que regresar a Tlacotalpan, por convencimiento.

Vivimos ahora en la casa familiar, la que era de la familia de mi esposa. Y en la casa donde está Luz de noche se casaron mis padres durante la persecución religiosa. 

Además, ahí se dio el primer curso de décima espinela en Tlacotalpan y tiene un gran significado.

Ahora don Diego Cruz es el maestro de la décima espinela en Tlacotalpan y sus alrededores, transmitiendo ese conocimiento a las nuevas generaciones y en las fiestas de la Candelaria, como desde hace 16 años, es el alma y corazón del Foro de Jaraneros, decimeros e improvisadores de La Cuenca.

¿tu reacción?

conversaciones de facebook