El primer paso
K.O. Lima Lama | Agustín Gálvez

Quien no recuerda la época de la primera juventud, al final de la pubertad en la que uno comienza a enfrentar los cambios naturales en el cuerpo y en lamente humana, cuando tomar decisiones comienza a complicarse, cuando no todo se resuelve con un piedra papel o tijera, cuando la idea existencial y sus dudas aparecen en la vida de todo ser humano, cuando empezamos a entender el por qué peleaba tanto con mi amiguita o amiguito, según sea el caso y vemos que es porque en el fondo sentía algo diferente hacia esa otra persona, algo que va mas allá de la simple amistad, cuando vemos que esa otra personita nos gusta y nos hace perder la calma, nos inquieta y sentimos el profundo deseo de alcanzar el tan anhelado primer beso. Qué difícil es romper esa barrera que nos separa de la amistad y el noviazgo y lo mas difícil es alcanzar el ansiado primer beso, realmente se nos complica convencernos de dar ese primer paso, lo pensamos y lo pensamos llenos de dudas, ¿y si se lo doy y se enoja? ¿y si me da una cachetada? ¿y si yo no le gusto en realidad? ¿y si la pierdo para siempre? Etc. surgen un sin número de dudas, hasta que finalmente nos decidimos y damos ese maravilloso paso y llegamos al mágico momento del primer beso, que difícil fue llegar a el, pero si todo salió bien, hubo respuesta y aceptación el segundo, el tercero y todos los demás llegan casi solos, aunque todos los besos, cuando hay amor se disfrutan de manera exquisita, cada vez es más fácil besarnos sin sentir miedo, pena o algún temor a algo. Así pues es la magia del primer paso en todo lo que hagamos, pero en lo que respecta al deporte o a la activación física, nos llenamos de dudas, de inseguridades y las preguntas que surgen son… ¿no estoy ya muy viejo para esto? O quizás ¿no será demasiado pequeño para tal o cual actividad o deporte? ¿será que realmente sea propio para mí? ¿Podre? Etc. un sin número de preguntas y dudas surgen y no nos permiten dar el primer paso, pero cuando logramos romper esos temores, el segundo, tercer y los pasos subsecuentes se darán con mucha mayor facilidad.

¿Qué necesitamos para dar ese primer paso? primero que nada saber qué es lo que realmente queremos hacer, ver si eso que queremos hacer podemos hacerlo a esto se le llama asertividad, no porque yo admire los deportes de invierno, como el esquí de montaña, patinaje artístico sobre hielo etc. y vivo en Veracruz y soy de un nivel socioeconómico medio bajo quiere decir que lo puedo hacer, en mi lugar de residencia no hay los medio para que pudiera realizar esas actividades o deportes y yo no tengo tampoco los recursos para poder viajar a donde los pueda realizar, por ello no solo es el deseo de hacer algo si no ver si estoy en las condiciones de poder realizarlo, contemplando también otros muchos factores, la edad, las características físicas que se requieren para talo cual cosa, el lugar en donde vivo si me permite los medios adecuados, la salud misma, la economía que se requiere para ello, y un sinfín de situaciones, pero cuando nos ubicamos en una realidad alcanzable, entonces hay que dar ese primer paso, que no es solo el desear hacerlo sino hacerlo realmente, lo más recomendable es buscar la asesoría necesaria, incluso profesional de ser posible para realizar de manera correcta, efectiva y eficaz cualquier actividad física o deportiva, porque hasta simplemente ir a correr, como muchos lo ven de manera sencilla y plana, no es tan simple, hay que saber usar el zapato adecuado para cada superficie distinta en donde se pueda realizar esta actividad, si es en interiores o exteriores, si es sobre asfalto o sobre tierra, arena o pasto u otro tipo de suelo, saber la forma adecuada de programar esta actividad , el tiempo requerido para un principiante, para alguien que nunca ha hecho actividad alguna, para alguien que tiene costumbre las actividades físicas, los precios a la actividad y los desfogues o cierre de la misma, etc. muchas veces cuando queremos incursionar en algún deporte, sin la debida asesoría o dirección adecuada, lejos de beneficiarnos puede llegar incluso a perjudicarnos a lesionarnos o a situaciones más graves y de riesgos, pero lo que definitivamente hay que hacer es “hacer deporte” bien se conoce el trillado adverbio “en cuerpo sano, mente sana”, aunque todos estamos expuestos a las enfermedades o a las lesiones, definitivamente estarás mejor preparado para enfrentar eso, si tienes una vida saludable y activa, como mencione ya con anterioridad, antes el ser humano al final de su jornada de trabajo necesitaba descanso, hoy en día el ser humano al final de su jornada necesita ejercicio.

Mantengamos una vida más sana y más activa, quizás esto no nos garantice vivir más, pero si con ello podremos vivir mejor.

Soy un viejo maestro de artes marciales con dos cinturones negros y algunos de color en distintas técnicas, me daba mucha pena pensar que algún día me pondría a hacer aerobics, y hoy a mis 51 años de edad, mi instructora y amiga Martha me ayudo a romper esa pena de hacerlo y hoy me ha vuelto la chispa y el entusiasmo por esforzarme más en mi activación física, aunque mis condiciones no son las mismas de un joven, indudablemente me ha ayudado a sentirme mucho mejor y mi condición física hacía mucho tiempo que no estaba tan bien. Gracias sinceras a mi amiga e instructora, Dios te bendice. Y a todos, a dar el primer paso, los demás llegan solos.

ko-limalama@hotmail.com

FB: Dragones Gálvez Team

¿tu reacción?

conversaciones de facebook