El encuentro.
Poesía veracruzana

Se incendia el cielo de estrellas, la luna nueva no rompe la oscuridad.

El pueblo duerme.

Por la calle solitaria a esa hora de la madrugada, camina una mujer.

En el otro extremo percibe la silueta de una persona que viene hacia ella.

Se alegra, piensa que vienen a buscarla. Camina presurosa hacia la sombra que

se acerca.

Cuando se encuentran ella trata de ver quién es.

En la oscuridad; solo rota por la luz del cielo, la sombra se transforma en un

gran perro negro que le gruñe, alcanza a ver las enormes fauces al embestirla,

antes de unirse al silencio de la noche.

¿tu reacción?

conversaciones de facebook