‘Consejos para un entrenador de arte marcial’
Archivo
K.O. Lima Lama//Agustín Gálvez

1. Un entrenador debe ser entusiasta, pero no intimidador. Debe ser sensible a los sentimientos de los practicantes y debe disfrutar genuinamente el tiempo que pasa con ellos. Un entrenador debe ser dedicado y estar al servicio de los peleadores, entendiendo que el Lima lama ofrece a los practicantes, un crecimiento, tanto físico como mental y emocional.

2. Un entrenador necesita reconocer que es un profesor, un maestro, un pedagogo, un educador y hasta un psicólogo y no un sargento militar. Deben ayudar a los practicantes a aprender y a trabajar para mejorar su técnica. No debe considerar los resultados de forma personal, ya que su trabajo no depende en ganar o perder. El mejor interés de los peleadores se convierte siempre en el mejor interés del combate, de la pelea.

3. Nunca se debe comprometer la seguridad ni la salud ni la integridad de los peleadores. Un entrenador tiene que considerar esto siempre por encima de cualquier otra cosa.

4. Sea paciente. No empujes a los practicantes en los entrenamientos a lograr cosas que están por encima de sus propios límites. Los peleadores tienen muchas presiones cada día, y el Lima lama no puede ser una de ellas. Practicar nuestra disciplina debe ser divertido.

5. Los peleadores te tienen que importar mas como personas que como atletas. El Lima lama es un medio para alcanzar un fin, y no un fin en si­ mismo.

6. Un entrenador debe animar a sus peleadores a tener sueños y forjarse  objetivos. Es muy importante mantener siempre una actitud positiva y evitar cualquier tipo de frase pesimista. Los comentarios negativos siempre son recordados por un espacio de tiempo mayor que las afirmaciones positivas.

7. Recuerda que las reglas de un combate están diseñadas para proteger a los participantes, así como para establecer una competencia igualada. Nunca quieras sacar ventaja a las reglas, ensenando acciones que deliberadamente las rompan. Un entrenador que pone al oponente, de su peleador en una posición de riesgo físico, no debería estar involucrado en este deporte.

8. Sea el primero en demostrar buena actitud deportiva. Sea humilde en los entrenamientos y en los combates y permite a los peleadores convertirse en los verdaderos protagonistas.

9. Los peleadores e incluso sus familias ponen un grado de confianza muy grande en el entrenador. Este tiene un rol muy importante para mejorar en cada momento la experiencia del practicante dentro de nuestra disciplina.

10. Un entrenador puede medir su nivel de éxito mediante el respeto que recibe de sus practicantes, independientemente de ganar o perder.

Recuerdo una anécdota que me conto un viejo entrenador con el que conviví algún tiempo, me comento – fijate que uno de mis alumnos me comento que ha tenido últimamente problemas para conciliar el sueño, entonces yo le dije, cómprate dos caguamitas todas las noches y tómatelas en la cena o después de cenar y veras como con facilidad concilias el sueño.

Ups, me quede pensando, yo como entrenador ¿puedo dar ese tipo de consejo?, si en realidad mi función como entrenador más que solo hacer buenos peleadores es hacer buenas personas, entendí que no todos alcanzamos a comprender el compromiso que tenemos con nuestros alumnos, entendí que aprenden mas de lo que ven en nosotros que lo que les decimos, entendí que yo como padre lo mas importante que hay en mi vida son precisamente mis hijos y otros padres ponen su confianza en nosotros para ser parte de la formación de sus hijos, luego entonces, su mas grande tesoro lo confían en nuestras manos, ser un entrenador es un enorme y gran compromiso, que se convierte en privilegio, por ello, hay que asumirlo con responsabilidad y amor a lo que enseñamos, Limalama la mano de la sabiduría, el arte de la defensa personal.

ko-limalama@hotmail.com

FB: Dragones Gálvez Team

¿tu reacción?

conversaciones de facebook