Confirman identidad de los cuerpos desmembrados de San Juan Evangelista
Con base en los tatuajes y señas particulares, autoridades confirmaron que los cadáveres localizados desmembrados sobre la carretera federal 145 Sayula - Ciudad Alemán, corresponden a los jóvenes oriundos de la Ciudad de México

Con base en los tatuajes y señas particulares, autoridades confirmaron que los cadáveres localizados desmembrados sobre la carretera federal 145 Sayula - Ciudad Alemán, corresponden a los jóvenes oriundos de la Ciudad de México quienes desaparecieron tras salir de un céntrico hotel de Acayucan.

Como se informó de manera puntual, cerca de las 22 horas de este jueves, autoridades locales alertaron sobre la la presencia de cinco bolsas color negro que desprendían olores fétidos, sobre la batea de una camioneta Nissan NP300 con placas de circulación XU85804 del Estado de Veracruz y con razón social Eloisa Mendoza D. La Norma Hueyapan de Ocampo, abandonada en la desviación a la congregación La Lima, municipio de San Juan Evangelista.

Se trata de Jonathan Eduardo Rocha cruz, de 23 años de edad, de oficio guardia de seguridad privada; Carlos Iván Reyes Ramírez, de 31 años de edad, de oficio carpintero y Fidel Enrique Elizalde Flores, de 22 años de edad y de oficio comerciante, quienes presuntamente arribaron a la zona sur del estado de Veracruz, para vacacionar.

En la ciudad de Acayucan - de acuerdo a la denuncia de los familiares - al intentar seguir su camino a Catemaco, la camioneta en la que se desplazaban les falló lo que provocó que se quedaran varados y pernoctaran en un hotel ubicado sobre la calle Zaragoza esquina Guadalupe Victoria de la zona centro.
Lo último que saben los familiares es que salieron el día primero de diciembre, del céntrico hotel para buscar alimentos; desde entonces no se volvieron a comunicar. Incluso minutos antes de perder comunicación, enviaron fotos a sus familiares desde el interior del inmueble en el que descansarían.
En el hotel, uno de los jóvenes dejó una motocicleta Suzuki 600 estacionada, que casualmente fue robada del estacionamiento.

Ante la preocupación, los familiares recorrieron cárceles, hospitales de la zona sin tener algún indicio de donde pudieran estar, hasta hoy viernes que fueron informados del hallazgo, por lo que se presentaron al SEMEFO donde identificaron los cadáveres.

Uno de ellos, portaba entre los tantos tatuajes un reloj con una rosa, otro unos piecitos de bebé y el tercero una cicatriz particular debido a que no portaba tatuajes.

Los 3 hombres estaban putrefactos, presentaban indicios de violencia, según reportes policíacos.

La Fiscalía General del Estado inició la carpeta de investigación por este hecho, para establecer el móvil del crimen.

¿tu reacción?

conversaciones de facebook