Beneficios de las mascotas para las personas mayores
Agencias
Las personas mayores que tienen mascotas en casa suelen gozar de mejor salud. Esto no es algo que digamos a la ligera. Hay investigaciones que destacan la relación que existe entre cuidar de una mascota y tener buena salud.

Las personas mayores que tienen mascotas en casa suelen gozar de mejor salud. Esto no es algo que digamos a la ligera. Hay investigaciones que destacan la relación que existe entre cuidar de una mascota y tener buena salud.

 Estos estudios indican que los mayores que conviven con animales de compañía suelen tener menos problemas asociados a la edad. La razón es muy sencilla: sacar a pasear al perro diariamente o jugar con el gato, por ejemplo, ayuda a mejorar la salud cardiovascular y respiratoria, activa la circulación sanguínea y evita la retención de líquidos, mantiene el cuerpo ágil y en forma, reduce la posibilidad de padecer obesidad, mantienen a raya al colesterol malo, disminuye la presión arterial y reduce el riesgo de padecer infartos. 

Los expertos apuntan que, por todo ello, los mayores que tienen animales a su cargo disfrutan de una mayor esperanza de vida, y esta, a su vez, es más saludable, de mayor calidad.

Estabilidad emocional

Pero no solo es beneficioso para la salud física. También es bueno para la estabilidad emocional y la salud mental, que incluso mejora. El motivo también es simple: convivir con una mascota evita la sensación de soledad que sienten muchos mayores. Por un lado, tener un animal supone estar acompañado. Jugar con la mascota, tener la obligación de cuidarla, de alimentarla y de sacarla a pasear, si se trata de un perro, hace que los mayores no se sientan abandonados. Pero, además, hace que se sientan útiles. Cuando los hijos abandonan el hogar familiar muchos mayores padecen el síndrome del nido vacío. Toda la vida ocupándose de los hijos y, cuando estos se marchan, ansían esa necesidad de cuidar de otro. Por eso, además de no sentirse solos, se sienten útiles de nuevo, lo que permite contrarrestar posibles casos de tristeza o depresión asociados a esta nueva situación familiar. Incluso en aquellos casos en los que la soledad deriva de la pérdida de la pareja.

Conservar la mente ágil

Por otro lado, convivir con una mascota ayuda a conservar la mente ágil. El cuidado del animal, los horarios de las comidas, su aseo diario, la limpieza de su zona de juego o de descanso, todo ello es beneficioso para la memoria. Incluso tiene efectos positivos en aquellos casos en los que se padecen enfermedades neurodegenerativas.

Disminuye la sensación de soledad

 Compartir el día a día con una mascota proporciona mucha compañía, ayudando a mitigar el síndrome del nido vacío que afecta a muchos de nuestros mayores cuando los hijos abandonan el hogar. Además, en el caso de los perros, salir con ellos a pasear es una actividad que permite socializar  y relacionarse con otras personas, consiguiendo así compañía tanto dentro como fuera de casa.

Ayudan a combatir la tristeza y la depresión

Está demostrado que convivir con una mascota reduce la sensación de tristeza y depresión en las personas mayores. Volver a sentirse útiles al cuidar de un animal es un gran aliciente para ellas, ya que muchas veces se sienten apartadas y poco necesarias. 

Velan por la seguridad de su amo

 Las personas mayores con alguna limitación de sus capacidades corren un riesgo añadido en su seguridad. Según los expertos en este caso, los perros entrenados pueden ser de gran ayuda, ya que pueden dar una señal de alerta si se da determinada situación (suena el teléfono, algo se quema, el dueño se encuentra en problemas).

Reducen el estrés

 No importa el tipo de mascota ni el estado de salud del amo, todas tienen efectos positivos en el estrés de los dueños. Ya sea observando nadar los peces, escuchando el ronroneo de un gato o el piar de los pájaros, los niveles de ansiedad y estrés se reducen y ayudan a contribuir a la sensación de bienestar.  

Finalmente, tener en casa a un animal de compañía obliga a muchos mayores a interactuar con otras personas y a socializar con ellos, por lo que reduce el riesgo de que se produzcan situaciones de aislamiento o abandono.

 

¿tu reacción?

conversaciones de facebook