A casi un mes de su partida, padres del pequeño Joseph Emmanuel lamentan perdida
Imagen del Golfo
El daño material en la familia del ángel que partió al cielo hace menos de un mes, el 23 de septiembre, es evidente, su hogar quedó casi vacío pues poco a poco fueron vendiendo sus pertenencias para solventar los gastos de tantos días y noches vívidos en el Hospital de Alta Especialidad de Veracruz.

El 7 de octubre tendría que haber sido una fecha de felicidad para la familia López Feliciano, un día lleno de globos multicolores, piñatas y un gran pastel azul, sin embargo es un día triste, donde los dulces y festejos fueron sustituidos por una serie de papeleos y documentos por llenar para cumplir con los requisitos que la Comisión de Arbitraje Médico de Veracruz les solicitó, tras determinar negligencia médica en el caso del pequeño Joseph Emmanuel López Feliciano, quién ese día cumpliría 2 años de edad.

El daño material en la familia del ángel que partió al cielo hace menos de un mes, el 23 de septiembre, es evidente, su hogar quedó casi vacío pues poco a poco fueron vendiendo sus pertenencias para solventar los gastos de tantos días y noches vívidos en el Hospital de Alta Especialidad de Veracruz.

Pero el vacío que el pequeño dejó en el corazón de sus padres, principalmente de su mamá, es enorme, insustituible e irreparable.

"Uno como padre pues si siente mucho dolor pero la mamá lo siente mucho más aún pues fue quien lo llevó en su vientre por 9 meses quién lo trajo al mundo y lo cuidó por lo que ella sí está muy muy afectada y más ahora que está embarazada y a punto de dar a luz, en diciembre", dijo Eulalio Emmanuel López Cantú, padre del niño.

Agregó que además del desgaste físico y emocional, de tanta angustia, desvelos y la zozobra que vivieron al no obtener una rápida respuesta en los servicios hospitalarios, los dejó acabados en todos los sentidos y hundidos en un mar de deudas.

"Imagínese, yo tuve que dejar de trabajar un mes y medio, de dónde iba yo a sacar dinero para comer, tuvimos que vender cosas y pedir prestado, deudas que ahora tengo que pagar", detalló.

Agregó que se encuentra realizando todos los trámites que la Comisión de Arbitraje Médico de Veracruz les pidió para formalizar la denuncia y exigir el reembolso de todos los gastos que realizó y una indemnización, así como la explicación técnica y médica del caso.

"Yo no le deseo mal a nadie, pero si quiero que se hagan responsables, principalmente el director del Hospital Regional, la subdirectora y la directora de la Torre Pediátrica, porque no es justo que se pierdan vidas, como la de mi hijo, por su falta de sensibilidad en los casos médicos", aclaró.

Ahora a la familia López Feliciano solo le basta esperar que las acciones que realicen se hagan de acuerdo a lo establecido legalmente, pues lo que puedan llegar a recuperar, no será la vida de su pequeño, pero sí quedará un precedente para que en el futuro las autoridades médicas actúen con mayor responsabilidad y rapidez, y que realmente hagan valer el juramento hipócratico.

¿tu reacción?

conversaciones de facebook