Cobertura-Elecciones-2021

Altotonga, triunfo priista; derrota del CDE

Columna: Hora cero



Finalizaba el primer trimestre del año cuando el PRI se encontraba en el proceso de selección interna de sus candidatos a las presidencias municipales y diputaciones locales en Veracruz. En ese marco, y ante la posible imposición de Guillermo Franco Vázquez como abanderado a la alcaldía de Altotonga, un grupo de priistas de ese lugar se trasladó a las oficinas del Comité Ejecutivo Nacional, donde tuvo acceso al dirigente del partido, Alejandro Moreno Cárdenas.

La reunión se llevó a cabo en la sede del CEN priista y en ella hubo reproches por el intento para postular a Franco Vázquez como candidato.

Guillermo Franco tenía el antecedente de haber sido alcalde de Perote en el trienio 2008-2021; antes se encargaba de auxiliar de forma directa al líder del priismo en esa región, José Francisco Yunes; y en ese lugar se dice que de no haber tenido una posición más o menos cercana a La Calera, jamás hubiera ocupado la Presidencia Municipal.

En el más reciente proceso interno para la dirigencia estatal del PRI, este personaje de la política local de Perote se sumó al proyecto de Marlon Ramírez, quien en su paso por el Comité Estatal del partido se ha caracterizado por una especie de obsesión por desgastar al grupo de Yunes Zorrilla.

Entre el círculo cercano a Pepe Yunes, Guillermo Franco fue calificado como un traidor al equipo que lo llevó a la presidencia municipal.

Este año, en el proceso interno para elegir al candidato a la alcaldía de Altotonga, Franco Vázquez buscó el cobijo de Marlon Ramírez, quien hizo todo lo que pudo para lograr esa postulación. No lo logró, dado que la operación de Yunes Zorrilla fue determinante para que el partido, desde el CEN, postulara a Juan Ignacio Morales, integrante de una familia que ha estado cerca del actual diputado federal durante más de dos décadas.

La evidente intención del CDE fue propiciar una derrota del partido en ese lugar, que se ubica a 68 kilómetros de la capital veracruzana. Guillermo Franco fue enviado como candidato del Partido de la Revolución Democrática a la presidencia municipal de Altotonga, donde mostró su verdadero nivel: quedó en sexto lugar.

El resultado de Altotonga le dio la razón al grupo de Pepe Yunes, dado que Nacho Morales, del PRI, no tuvo problemas para ganar esa contienda; el segundo lugar fue para el panista Juan Pablo Becerra; Mérida Nayeli Villa, de Morena, quedó en tercero; y en las posiciones cuatro y cinco quedaron los abanderados del Partido Cardenista y Verde Ecologista.

El alfil de Marlon Ramírez, ubicado ahora en el PRD, apenas consiguió mil 500 votos, nada para un hombre que diez años antes gobernaba uno de los bastiones priistas en Veracruz; en tanto que su adversario, arropado sólo por las siglas del PRI y por la corriente yunista, encabezará el ayuntamiento de Altotonga a partir del primero de enero.

En conclusión, si el PRI pretende reposicionarse y sobrevivir políticamente en Veracruz, no podrá lograrlo si mantiene en la dirigencia a quienes han hecho de la traición interna el sello de la casa; sumiendo al partido en la peor crisis de resultados de su historia.

@luisromero85


Más columnas

Luis Alberto Romero