‘Cuanto tienes hambre’
K.O. LIMA LAMA

Para México, la mayoría de los atletas más destacados provienen de raíces humildes (en mi sencilla opinión), esto no quiere decir que existan deportistas de alto nivel económico, aunque cabe destacar, que hay deportes que solo son de acceso para las clases más acomodadas, como la equitación, el golf, etc., y esto lo manifiesto con el mayor respeto y sin afán de lastimar a nadie y mucho menos de menospreciar ningún deporte, pero cuando buscábamos el apoyo en psicología del deporte en nuestro instituto del deporte, los mismos psicólogos hacían referencia a marcadas diferencias entre la elite de algunos deportes y lo popular de otros más, pero el tema central del comentario de hoy es, cuando se tiene hambre, cuando se tiene hambre de triunfo.

He escuchado un sin número de ocasiones, comentarios como, contra quien se enfrenta Mexica, (contra fulano o perengano) ya valimos, es el comentarios de muchos en nuestra afición, pero tristemente para muchos deportistas, es el mismo sentir, llámese el deporte que se llame, yo mismo lo he escuchado como entrenador, cuando en clase hacemos enfrentamientos, alguno de mis alumnos o alumnas llega a manifestarlo, - ya valí – y mi respuesta inmediata es, por que te de derrotas antes de tiempo, cuando participas con un pensamiento así, llevas media derrota ya por dentro y solo participas para alcanzar la otra mitad y hacer tu derrota completa, no es posible que tengas ese pensamiento, si entrenas y te preparas la finalidad siempre deberá ser alcanzar el éxito, no podemos ser derrotados anticipados o derrotistas como decía mi abuelo.

Por falta de la educación deportiva adecuada, pero más que eso, la falta de cultura deportiva pertinente, a México le ha costado mucho poder destacar en algunos deportes, sin embargo, hoy en día vemos con agrado como se ha logrado superar ese espíritu derrotista y se ha avanzado en gran manera al triunfo y victoria, prueba de ello, estos juegos panamericanos 2019 en el que nuestros país ha brindado uno de los mejores papeles de su historia, pero no solo lo vemos por los resultados que por sí solo hablan, sino por la alegría de sus participantes, en los que se resalta el esfuerzo de su buena preparación, participación, desarrollo competitivo y finalmente el resultado. Anteriormente los deportes en los que siempre se esperaba preseas, eran la marcha y el boxeo, cuando en la lucha el atletismo u otro deporte daba resultados positivos, para la mayoría era una sorpresa, claro, sin menospreciar el gran trabajo que a título personal ha realizado cada uno de nuestros deportistas mexicanos, trabajo que solo el que ha sido parte de una selección representativa de nuestros país puede saber de todos los sacrificios que esto ha implicado, en el que muchas veces, hasta se ha tenido que andar boteando, para así poder representar a México en las justas deportivas en que nos ha tocado a bien participar.

Por ello, cuando comento, cuando tienes hambre, de ser, de llegar, de alcanzar, de lograr, es el mayor de los impulsos para poder cumplir con el mayor de los sueños del deporte, poder subirse al pódium de los ganadores y mejor aun, poder escuchar nuestro hermoso himno nacional entonado, anunciando pero más que solo anunciando, celebrando la gloria del triunfo en el deporte que practicamos.

Hemos, con alegría, superar en gran medida las barreras que como deportistas tenemos que vencer, aun falta mucho por hacer, pero no solo en la práctica y ejercicio del deporte en México, aun queda mucho por hacer en la cultura deportiva de nuestro país, en donde cuando se invierta de manera certera y asertiva en el desarrollo del deporte, podremos brindar más y mejores resultados en el deporte mexicano, más y mejor deberá ser siempre el estandarte del deportista, pero no solo de los que practicamos deportes, cuantas veces no vemos una afición desilusionada de sus deportistas gritando injurias y ofensas a los mismos, pero la pregunta nuevamente la lanzo, cuántos de nosotros somos medalla de oro en lo que sea que hagamos, como padres, como hijos, como amigos o como familia, etc., etc., seamos medallistas de oro en todo lo que hagamos y así lograremos formar campeones en la vida.

Maestros, entrenadores, pero principalmente padres de familia, seamos medalla de oro en nuestras vidas.

¿tu reacción?

conversaciones de facebook