¿Cómo explicarle a los niños que la Navidad 2020 será diferente?

¿Cómo explicarle a los niños que la Navidad 2020 será diferente?

Todas las celebraciones de este año se han visto profundamente afectadas por la crisis de COVID-19. Desde graduaciones hasta bodas, pasando por los eventos de carácter nacional –como el Día de Muertos y el Día de la Independencia– no ha habido uno solo que no haya cambiado debido a la pandemia. Y ahora, es el turno de la Navidad. Puede que los adultos tengan mayor entendimiento de lo que está sucediendo en el mundo y por qué ahora todo es diferente. Pero, por otro lado, tenemos a los niños: ellos (al igual que nosotros) han escuchado desde Marzo que las cosas regresarán a la normalidad en uno, dos o tres meses. En esta ocasión, escucharán que incluso la Navidad no será como en años pasados.

Sin quitar el dedo del renglón, los medios continúan recomendando que haya distanciamiento social pese a ser un mes en el que las familias suelen reunirse. Ha sido un año retador y pasar las festividades decembrinas bajo estrictas regulaciones sanitarias puede ser muy duro, sin embargo, hemos de recordar que las circunstancias lo ameritan. A pesar de que llevamos mucho tiempo en confinamiento y tenemos fuertes deseos de estar con nuestros seres queridos, no podemos perder de vista que el coronavirus sigue contagiándose.

Por ello, es importante que lo primero que se esclarezca al explicar por qué la Navidad será diferente sea la cuestión de salubridad.

Pudiendo aprovechar la ocasión, se puede decir a los niños que un simple acto de confinamiento voluntario puede salvar vidas, ayudando a fortalecer su autoestima al saberse auténticos salvadores de vidas. Se pueden idear maneras para pasar la noche: acampando en la sala, haciendo una pijamada, creando manualidades en familia, haciendo un maratón de películas o viendo fotos antiguas y recordando anécdotas. Las opciones son ilimitadas, y los niños pueden poner a volar su imaginación para que les sea más fácil vivir una Navidad diferente.

Dándole una connotación positiva al distanciamiento social

Asimismo, se tiene que quitar toda etiqueta negativa respecto a las medidas preventivas. Nadie se está quedando en casa por gusto, pero al comprender a qué grado nuestras acciones afectan a los demás, podemos generar valores como la solidaridad y la empatía. También es muy útil dejar en claro que esto es temporal. Si nos enfocamos en el hecho de que esta Navidad será diferente podemos generar malestar, pero si pasamos el enfoque hacia la imagen completa, todo cambia. Tomar el presente año como la excepción a la regla, como una oportunidad de aprender a hacer las cosas de forma diferente, hace que todas las acciones para detener el contagio adquieran un significado constructivo.

Por último, tenemos que recordar que los niños son muy inteligentes y no subestimarlos. No decirles ciertas cosas por miedo a que no lo comprendan puede ser contraproducente. En lugar de eso, optar por la sinceridad desde una comunicación asertiva no solo fortalecerá el canal de comunicación, sino que le hará ver al niño que se confía en él. Hacerles saber que sus acciones no son en vano y que –a veces– se tienen que hacer pequeños sacrificios por el bien mayor les volverá conscientes de lo mucho que pueden aportar. Al final, toda persona durante la niñez busca amor, aceptación y reconocimiento. Si mantenemos esto en mente al explicarles la situación, sin lugar a dudas sabremos qué decirles

Armonia y bienestar

PUBLICIDAD


PUBLICIDAD

PUBLICIDAD


PUBLICIDAD


PUBLICIDAD



PUBLICIDAD


PUBLICIDAD