Yunes: ¿Con Peña o con Anaya?
Al pie de la letra | Por Raymundo Jiménez

El próximo lunes 19 será inaugurada la llamada Torre Pediátrica en el puerto de Veracruz, rebautizada ahora por la administración estatal del PAN como el Hospital del Niño Veracruzano.

Esta millonaria obra, iniciada desde finales del régimen del gobernador Fidel Herrera Beltrán, del PRI, se prevé que sea inaugurada por el presidente Enrique Peña Nieto, lo que servirá al mandatario panista Miguel Ángel Yunes Linares para seguir inflando la absurda especulación de su presunto pacto con el primer priista del país para heredarle el poder a su hijo Miguel Ángel Yunes Márquez a cambio de que en Veracruz el partido MORENA no gane la elección presidencial ni la gubernatura.

Pero, en el remoto caso de que efectivamente Yunes Linares pudiera manipular la voluntad popular para obtener el resultado electoral que más convenga a sus intereses, ¿de veras apoyaría a José Antonio Meade, el candidato del PRI y de Peña Nieto?

Y es que este fin de semana quedó claro que quien sí cuenta con su apoyo para ganar Veracruz en la elección presidencial de julio entrante es Ricardo Anaya, de la alianza PAN-PRD-MC, quien dedicó a la entidad gobernada por Yunes dos días de su cierre de precampaña y casualmente en las principales plazas municipales gobernadas por MORENA: el sábado en Xalapa y el domingo en Coatzacoalcos.

¿Acaso el gobernador veracruzano es también de los que creen que Meade no levantará en las preferencias electorales, por lo que habría decidido poner sus huevos a partir de ahora en la canasta de Anaya?

¿La percepción de Yunes será la misma que la del presidente Peña Nieto, de quien se especulaba que asistiría este domingo al cierre de precampaña del ex secretario de Hacienda en Tlalnepantla, Estado de México, evento al que extrañamente el jefe nato del priismo nacional no llegó para arropar políticamente a su candidato?

ANAYA, CAMALEÓNICO

Por cierto, a diferencia de lo que se percibía hasta finales del año anterior, el precandidato presidencial del PAN, Ricardo Anaya, se mostró bastante generoso con la familia en el poder al afirmar que la nominación de Miguel Ángel Yunes Márquez fue “absolutamente democrática”, que “no hay duda que es el mejor cuadro para encabezar la candidatura” y que, por ende, no se trató de una imposición de su padre, el gobernador.

La respuesta que el ex dirigente nacional del PAN dio a los reporteros este sábado en Xalapa contrastó obviamente con lo que a principios de diciembre de 2016 el ex diputado federal y ex senador Juan José Rodríguez Prats, muy allegado a Anaya, le advirtió por ese entonces al flamante gobernador Yunes Linares a través de un artículo publicado en el diario capitalino Excélsior: “Por favor, que no intente heredar el cargo a uno de sus hijos. Sería el colmo del nepotismo”, fue el mensaje del tabasqueño, considerado uno de los más respetables panistas doctrinarios.

Pero en realidad la actitud camaleónica de Anaya no debe sorprender a nadie, pues casualmente hoy le han empezado a recordar al queretano las maravillas que solía hablar hace pocos años de José Antonio Meade, del ex presidente Felipe Calderón y de las reformas estructurales del mandatario priista Peña Nieto, y cómo ahora descalifica a todos y todo.

A propósito: este domingo, en su cierre de campaña en Coatzacoalcos, el “presentador” de Anaya fue ni más ni menos que el ex diputado local y ex alcalde de Las Choapas, Renato Tronco, el impresentable ex aliado de los ex gobernadores priistas Fidel Herrera y Javier Duarte de Ochoa. ¡Viva el cambio!

¿tu reaccion?

conversaciones de facebook