Veracruz, cuarto lugar en robo de identidad: Condusef
etalló que les han llegado casos en el que quien comete el delito llega a comprar hasta tres vehículos a nombre de una sola persona, más prestamos personales

Veracruz ocupa el cuarto lugar en el delito de robo de identidad, mismo que lamentablemente no está tipificado, expresó Rafael Trillo Gracida subdelegado de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef). 

Entrevistado la mañana de este viernes durante la celebración de la Semana Nacional de Educación Financiera, que se llevó a cabo en la Facultad de Contaduría y Administración de la Universidad Veracruzana (UV), explicó que en los estados donde más se presentan estos casos son:  Ciudad de México, Estado de México, Jalisco, Veracruz y Nuevo León.

En este sentido el funcionario federal dijo que a la fecha en Veracruz han atendido 180 casos.  

“Estamos atendiendo el robo de identidad en el que más o menos hemos estado resolviendo 180 casos que existen. El robo de identidad no está tipificado como tal y la afectación que sufren en este caso los usuarios llega a ser considerable porque sacan créditos personales a su nombre, compran vehículos y les exigen que paguen un automóvil que ellos no compraron”.

Detalló que les han llegado casos en el que quien comete el delito llega a comprar hasta tres vehículos a nombre de una sola persona, más prestamos personales.

“Veracruz a nivel nacional es el cuarto estado que tiene más robos de identidad. El primer año que llegamos tuvimos 60 casos, luego llegamos a 70 y ahora ya tenemos casi los 200 casos”.

Explicó que la Condusef, apoya con levantar la queja ante las instituciones financieras y el 95 por ciento de estos robos se están atendiendo en esta dependencia.

Aclaró que si las personas que padecen este tipo de delitos y se dirigen a instancias penales, se podrían tardar hasta dos años en que resuelvan el caso y en la Condusef, el problema se atiende hasta en dos meses.

Por último recomendó que se debe evitar entregar documentos personales, como por ejemplo copias de la credencial de elector a desconocidos con el pretexto de tramitar las tarjetas de crédito, además de recoger y revisar los estados de cuenta que se quedan en los buzones y no dar datos personales a través de redes sociales y páginas web. 

¿tu reacción?

conversaciones de facebook