Tercer debate presidencial demuestra un AMLO inamovible del 1er lugar en las encuestas
Seguido de un Ricardo Anaya nervioso

Ninguno de los 4 candidatos a la presidencia de la república ganó el tercer debate del martes 12 de junio, pero si hubiera que fijar un saldo se diría que le fue mejor a Andrés Manuel López Obrador, seguido por José Antonio Meade, un nervioso Ricardo Anaya y un errático Jaime Rodríguez ‘el Bronco’.

El analista Jeremías Zúñiga Mezano opinó lo anterior y resaltó que López Obrador se dedicó a flotar como puntero de la preferencia electoral, visiblemente sereno, sin salirse de su guion, apegado a su discurso contra la corrupción y los futuros ahorros de dinero para luchar contra la pobreza.

Lo más destacable de López Obrador fue su anuncio de incrementar el presupuesto a la ciencia y tecnología; y que no lo sacudieron los señalamientos del panista Ricardo Anaya Cortés porque se sabe delante de todos ellos.

José Antonio Meade se mostró como un hombre preparado, técnico, con amplio conocimiento de la administración pública pero muy malo como candidato pues no fue concreto en sus propuestas. Habló de las escuelas de tiempo completo y de un sistema integral de salud para todos los mexicanos, sin ahondar en el cómo, y con esquemas atrasados que no han dado resultado.

Sin embargo el no defender al presidente Enrique Peña Nieto coloca a Meade Kuribreña en la situación de no romper con el sistema actual, en vez de haberse deslindado de él y mantener la sana distancia de un esquema que ha empobrecido a millones de familias mexicanas, subrayó Zúñiga Mezano.

Ricardo Anaya se mostró una vez más como un buen orador. Lamentablemente habló de un México irreal de internet gratis y computadoras para todos; de mejores escuelas, cuando muchas de las actuales no cuentan con agua potable ni electricidad.

Anaya Cortés tiene la capacidad de triunfo, y parecía crecer cuando increpaba a López Obrador y a Meade sobre denuncias y casos del pasado, pero estaba tan nervioso y tan tenso, que fue incapaz de ocultar su situación y eso lo hizo perder mientras sus contrincantes lucían relajados y serenos.

Incluso, por más que intentó exhibir a López Obrador y a Meade por presuntos actos de corrupción en el pasado, el panista se mostró como una persona insegura que no pudo dominar sus nervios al prácticamente confesar que enfrentará a la justicia y casi se enfila al tercer lugar, pues se disputa el segundo con Meade.

Del independiente Jaime Rodríguez Cortés ‘el Bronco’ no hay mucho que decir porque pasó sin pena ni gloria y se exhibió como una persona sin conocimientos de nada. Su participación no tuvo la menor relevancia, le apostó al chiste y a la comedia que no llevan a nada.

En conclusión, el debate realizado en Mérida, Yucatán, no movió las cifras y el puntero sigue siendo Andrés Manuel López Obrador, muy por encima de todos. El morenista no perdió nada y eso hace prever que él será el próximo presidente de México si el 70 por ciento del electorado acude el 1 de julio a las urnas, subrayó Zúñiga Mezano.

¿tu reacción?

conversaciones de facebook