La desolación en ‘la casa del maestro’
Destacan su sencillez, calidad humana y literaria

Desolada luce la casa cuya estructura está pintada en amarillo y aquí, en Xalapa, se le conocía como “la del Maestro”. Mientras por redes sociales la noticia de su fallecimiento circula como un acontecimiento que traspasa fronteras y que lamentan todo tipo de personas, sus seguidores, los de su obra, los de su persona.

Murió Sergio Pitol Demeneghi a las 9:30 horas del 12 de abril y con él, una figura más de una generación de escritores mexicanos que marcaron su presencia en las letras universales.

En el caso del veracruzano por convicción y adopción, se puede precisar que su huella es distinta. Es la de un autor que no siguió un esquema, moda o línea dentro de la literatura y sí, impuso su estilo que luego otros escritores admirarían y los influenciaría.

Además de ser su lugar de residencia, Xalapa fue un lugar donde Sergio Pitol hizo amistades profundas entre alumnos, colegas académicos y gente del gremio cultural y artístico de la ciudad, para ellas y ellos, la noticia del fallecimiento del autor ha causado conmoción… 

1. Abraham Oceransky, dramaturgo y director teatral

1. Abraham Oceransky, dramaturgo y director teatral

“Sergio Pitol es pilar imprescindible de la literatura nacional e internacional”, expresó el también reconocido Abraham Oceransky  en entrevista exclusiva para Imagen de Veracruz, pocos minutos después de conocer la noticia sobre la muerte del escritor.

“En la historia de la vida de los hombres hay cosas interesantes: Se dice (de alguno) “¡qué bueno que nació, qué bueno que murió!”; por un lado Pitol deja un hueco –sobre todo en el estado de Veracruz- donde todavía no es alcanzado por otras ilustres letras. 

“No hay un par con él y esto es un hueco enorme, hay talentos, por su puesto, pero Pitol alcanzó cúspides y eso es lo difícil: Cuando un artista se aventura a lugares y los alcanza pues deja inmensos espacios sin llenar”. 

“Además de ser un hombre, un ser humano distinguido, un ser amoroso, un ser sincero, que fue lo que me tocó conocerlo, era delicioso platicar con él… Era muy amoroso. Un artista siempre ha encontrado, de alguna manera, lo más profundo de la belleza de la humanidad. Pitol en su persona conservó lo mejor de la humanidad”.

“Era un ser extraordinariamente bello. Deja un hueco sin ego, con los alcances que tuvo, con la sinceridad que escribió, es un hueco grande, un precipicio que hay que llenar”.  

2. Raciel Martínez, crítico y reseñista de Cine, coordinador prensa UV

2. Raciel Martínez, crítico y reseñista de Cine, coordinador prensa UV

“Figura enorme de las Letras, don Sergio Pitol, dio lustre y conocimiento a la Universidad Veracruzana. Formó una legión de lectores gracias a sus novelas, cuentos y ensayos. Brillaba por su humanismo, la gentileza lo distinguió en su trato con cualquier persona. Es el académico más distinguido de la máxima casa de estudios, nuestro Premio Cervantes. Lo recordaremos con esa sonrisa en las ferias de libro. Se va pero se quedan sus libros entre nosotros”.

3. Carlos Manuel Cruz Meza, escritor

3. Carlos Manuel Cruz Meza, escritor

“Se pierde a uno de los grandes escritores mexicanos contemporáneos, de esos que ya cada vez van quedando menos, de la generación de Carlos Fuentes, José Emilio Pacheco, quienes murieron antes que él.

Sergio además de ser un extraordinario novelista, narrador sin igual, consiguió crear este género libre de ensayo, narrativa, las memorias que sobre todo se vio reflejado en ese esplendido volumen de El Arte de la Fuga, el cual vino a iluminarnos a todos y ser un tomo refrescante en las letras mexicanas de los años noventas (del siglo pasado). El Arte de la Fuga es para mí la obra cumbre de Pitol donde están plasmados recuerdos, sus experiencias y sobre todo su enorme lucidez, amplísima cultura. Porque él sobre todo un intelectual libresco, alguien que había viajado muchísimo, que había compartido los placeres de la vida con sus amigos y sus amores, la bebida, los viajes, la conversación”.  

4. Maliyel Beverido, poeta y directora de la Casa del Lago UV

4. Maliyel Beverido, poeta y directora de la Casa del Lago UV

“Me apena pensar que ya no me lo voy a encontrar comprando su periódico en el puesto de Enríquez y Carrillo Puerto, pero lo guardo celosamente en mi librero, a través de los ejemplares que me heredó mi papá y los que yo le fui sumando.

Llamar al luto nacional es una medida retórica, lo que hay que hacer es leerlo, compartirlo”.

5. Celina Márquez

Fue investigadora del Instituto de Investigaciones Lingüístico Literarias de la Universidad Veracruzana (UV), actualmente catedrática

“Siempre me decía que los perros te cambiaban la vida, cuando tuve a Petronio mi pastor alemán, a él le dio un gran gusto y en alguna ocasión que estuve en su casa me mostró la foto de mi perrito bebé aún en una de sus múltiples salas-biblioteca que tenía.”.

“Gracias a él y a sus gestiones se organizaron en el Instituto de Investigaciones Literarias muchos eventos y congresos académicos”.

“Como una persona siempre sonriente, que te contaba las numerosas anécdotas de sus viajes. Semanas después que le dieron el Cervantes me invitó a comer a su casa, me mostró las fotos que se había tomado con los reyes de España. Estaba muy feliz, con sonrisa de niño pícaro y travieso.”.

¿tu reaccion?

conversaciones de facebook