Enriquecen  la gastronomía nacional
Fáciles de preparar y deliciosos al paladar

La comida méxicana fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 2010, gracias en parte a los conocidos platillos mestizos mexicanos. 

Y es que, después de la llegada de los españoles a México, se produjo un mestizaje no solo entre las personas, si no también en algo tan tradicional como la comida.

Fruto de la fusión de ingredientes mexicanos con ingredientes españoles, son los hoy conocidos como platillos mestizos de México; los ingredientes típicos de México como el maíz (choclo), el jitomate, el epazote, los agucates o los nopales, se mezclaron desde entonces con ingredientes que les llegaron por medio de los españoles como la cebolla, el ajo, algunas especias, la carne de cerdo, de pollo y de ternera, etcétera.

Pero además de los ingredientes, también se mezclaron la forma de cocinar de ambos países. Las elaboraciones propias de México como el molido de ingredientes en molcajete y el asado en comal, se mezclaron con elaboraciones propias españolas como por ejemplo el procesamiento de los lácteos para la obtención de quesos y cremas.

Como homenaje, entre muchos otros platillos mestizos mexicanos, destacan estos 9 platillos representativos de la cultura de las distintas regiones de México.

Enchiladas verdes

Algo que nunca falta en la comida mexicana son los chiles, por eso hay enchiladas para todos los gustos y de todos los colores. 

En  el caso de las enchiladas verdes, se usan chiles tipo chilaca que es el que aporta a estas enchiladas su color característico. 

Éstos se mezclan en perfecta armonía con sopa, crema o carne de pollo y se comen junto a las tradicionales tortillas de maíz mexicanas. Además, para darle el toque mestizo, las enchiladas verdes están cubiertas de abundante queso rallado.

Platillos con carne molida

La carne molida o carne picada -como la llaman en España, tampoco puede faltar entre los platillos tradicionales. 

Con esta receta pueden preparar unos platillos de carne de res con otro grande de la gastronomía mexicana, las alubias rojas o frijoles. Todo ello mezclado con jitomates, verduras y caldo… Sin duda, delicioso.

Sopa azteca

También conocida como sopa de tortilla, es otro de los platillos mestizos mexicanos por excelencia. Una clásica sopa de origen prehispánico en la que el aguacate, el chile pasilla, el queso, el caldo de pollo y, por supuesto, las tiras de tortilla de maíz doradas, son los ingredientes principales.

Chiles en nogada

Siguiendo con la preparación de platillos, nos encontramos uno de los platos preparados con chile. 

En representación de todos ellos están estos chiles en nogada, donde la mezcla de ingredientes propios mexicanos y españoles se unen como los peces con el agua, pero sin perder su carácter propio y único; los chiles poblanos, la carne de cerdo o puerco y la carne de res, el puré de jitomate, pasas, almendras, piñones, nueces, manzanas, plátano macho y la granada, entre muchos otros ingredientes, son el ejemplo perfecto del mestizaje en la cocina mexicana.

Cabrito al pastor

Se dice de éste que es el platillo típico de la cocina de Nuevo León, donde se refugiaron los judíos españoles en la época de la Inquisición. 

Desde entonces, este cabrito al pastor puede que haya dado muchas vueltas, pero la esencia es la misma; la carne de cabrito (o sea, la cría de la cabra) acompañada de tortillas de harina, especias y sal. 

Pocos ingredientes para una preparación de 10.

Pozole blanco

Otro de los grandes clásicos de los platillos mestizos México-España es, sin duda el pozole blanco. 

Un plato típico de las fiestas mexicanas, donde el maíz blanco cocido, guisado con carne de puerco mixta, es perfectamente acompañado de una amplia variedad de guarniciones como son la cebolla blanca, el chicarrón delgado, los aguacates y el limón verde en rodajas.

Tortas ahogadas

Jalisco llega a nuestro listado de platillos mestizos con estas tortas ahogadas, quizá el platillo de Jalisco más popular de la comida típica de esa región. En este platillo tan conocido están presentes ingredientes como la carne de puerco, los frijoles y los tomates, junto con la cebolla, el ajo y, como no, el chile dulce o picante, según el gusto de cada cocinero.

Carnitas de cerdo

Como en el caso de muchos de los platillos anteriores, hay muchas formas de preparar carnitas. 

En las carnitas tradicionales se utiliza carne de cerdo junto con sus vísceras y la piel, todo ello frito en manteca y todo aderezado con sal, especias, cerveza o zumo de naranja.

Mole rojo

El mole rojo es solo uno de los mucho tipos de mole representativos de la gastronomía mexicana. 

Típico de la cocina oaxaqueña, el mole rojo es uno de los ejemplos de platillos mestizos de México-España más importante. El ingrediente más importante del mole rojo son los chiles, pero también lleva chocolate, clavo de olor, tomate y plátano. Suena bien…

Sopa de tortilla



Ingredientes

  •  15 tortillas de maíz mexicanas
  •  1/4 de queso panela en cubitos
  •  1 aguacate en cubitos
  •  6 tazas de caldo de pollo
  •  3 tomates bola maduros
  •  ½ cebolla blanca mediana
  •  2 dientes de ajo
  •  2 ramas de epazote
  •  3 chiles pasilla 
  •  ½ pastilla de caldo concentrado de pollo
  •  Aceite de maíz el sobrante de freír las tortillas
  •  Pimienta blanca
  •  Sal



Procedimiento

  • 1) Empiece cortando las tortillas de maíz en tiras finas y fríalas en aceite de maíz hasta que estén doradas.
  • 2) Tueste ligeramente uno de los chiles pasilla en una sartén a fuego lento. Retírelo del fuego, quítele las semillas, y póngalo a remojo en agua tibia durante 15 minutos.
  • 3) Continúe con la receta de sopa de tortilla o sopa azteca, echando en el vaso de la licuadora un poco de agua, el chile pasilla, el tomate, el ajo y la cebolla y tritúrelo.
  • 4) En una cazuela eche una cucharada sopera de aceite y cuando esté bien caliente, añada la mezcla del vaso de la licuadora, previamente colado para que la salsa quede más suave. Agregue el epazote y deje refreír un poco más.
  • 5) Cuando el tomate cambie de color, aproximadamente a los 10 minutos, añádale el caldo de pollo y sazone a su gusto con sal, pimienta blanca y la media pastilla de caldo concentrado.
  • 6) Deje que el caldo de la sopa de tortilla hierva unos 15 minutos más y, mientras tanto, fría en el aceite que le sobró de las tortillas los otros dos chiles cortados en aritos (con unas tijeras nos será muy fácil) tratando de quitar las semillas. En cuanto doren, con cuidado de no quemarlos, retírelos del aceite y escúrralos en papel absorbente.
  • 7) Reparta la sopa de tortilla en platos individuales, y decórelos con los aritos de chile, los cubitos de aguacate y los cubitos de queso panela.



Recomendaciones

  • 1) El epazote es una hierba típica de la cocina mexicana, de sabor fuerte y difícil descripción, con un aroma que puede equipararse al del limón. Se podría sustituir por cilantro, en caso de no encontrarlo, pero el sabor es bastante distinto y a la sopa de tortilla le va fenomenal este toque. 

De todas formas, si no lo encuentra, mejor sustituirlo que no comer esta rica sopa azteca, todo un clásico entre las sopas mexicanas.

  • 2) Si lo desea, puede dar un toque distinto moliendo con el tomate dos o tres chipotles en adobo (de lata) en vez del chile pasilla remojado. El resultado es igualmente rico.
  • 3) Si prefiere las tortillas un poco más suaves, échelas al caldo unos minutos antes de servir.

¿tu reacción?

conversaciones de facebook