El mundo bizarro y la flaca memoria
Cosmovisión

Elhartazgo, la impunidad y la corrupción son los ingredientes que amalgaman lainformidad pública en contra del gobierno federal, principalmente.

 

Lodifícil de entender es que a menos de año y medio del fin de la era de JavierDuarte como ejemplo histórico de la catastrófica situación que dejó enbancarrota al estado de Veracruz, ahora hay quienes de un plumazo pretendanborra el pasado reciente.

 

Laépoca del “duartazgo”, prevalece viva en el recuerdo de miles de veracruzanosque fueron víctimas además de un gobierno represor en el que se registraronrecord de desaparecidos y de periodistas victimados.

 

Despuésde la caída del PRI como consecuencia de los excesos de Javier Duarte y muchosde sus colaboradores y el beneficio por los desvíos de recursos públicos aamigos y familiares, está documentado y en autos, porque todo forma parte delos expedientes que se ventilan en procesos y en las carpetas abiertas  en la competencia federal y local.

 

Aunque,el cinismo de un personaje que está en la cárcel y sigue de forma locuazinterviniendo en la vida de un estado y de un país, sin efecto alguno, en dondese le conoce que en este momento y se destaca como el personaje más odiado ydespreciado por propios y extraños, como consecuencia de los hechos inauditosque dejaron a millones de veracruzanos en la pobreza y sin empleo, resistiendoa un mandato que terminó unos meses antes, y después vino la detención enGuatemala.

 

Pero,lo que no se entiende de Duarte, es de litigar desde la cárcel y con todas sus canonjías   y privilegios, ahora se saca de la manga unademanda por daño moral que se constituye en un hecho que por demás es ilógico yhasta fuera de toda cordura.

 

Llamala atención, que con la aplicación de la ley, el gobierno estatal que se hadado a la tarea en la recuperación y resarcimiento del extremo daño provocado alas finanzas públicas de los veracruzanos, ahora en los tiempos electorales,los detractores gratuitos y perdedores, que no aceptan la derrota y de la queno aprendieron la lección, ahora pretendan hacer valida la teoría de percepción y realidad, cuando lagente en estos lares sabe de cada quien, el peso de su verdad.

 

Poreso, no extraña que como parte de la guerra sucia en los tiempos electorales semetan en la licuadora del duartismo, una vez más temas que a la gente lesrevuelve el estomago y además les afecta, porque se trató de un mandato endonde poco se hizo para detener el efecto que no sólo dañó a las finanzas públicas,sino que se afectaron programas de orden social como el de la salud y laeducación, pero también el de la seguridad, que agobió a toda una población y alos propios visitantes.

 

Parala reflexión, es que ya con casi el gabinete del duartismo completo en lacárcel, se siga pensando en la exoneración con boletines de campaña electoral ylo más grave es que la defensa a ultranza desde quienes hasta lo combatieronhasta con denuncias, ahora se atrevan a decir en aras de una justificacióninjustificable, valga la expresión de que Duarte es inocente como el famosoPepe el Toro, pero ya es tarde, la ley se está cumpliendo y el daño moral notiene soporte, ni fundamento legal, cuando viene desde quien en laesquizofrenia del poder y de sus protectores lo hicieron creer el político delmomento, para luego dejarlo a su suerte y enganchado en el bote.

 

Ylo peor aún, de quien se dice que gobernó, viendo películas, comiendo sustortas traídas en helicóptero y palomitas, con la exquisitez de los vinos máscaros del mercado, al más estilo del antiguo imperio romano, ahora se abone aun hecho en donde la gente ya quiere olvidar la tragedia y pasar a otra etapade reconstrucción de los daños que se dejaron.

 

Porcierto, hay que recordar que antes a los maestros en tierras veracruzanas seles festejaba a “palos y corretizas” con la policía, ahora la cosa es diferentea los maestros con cariño se les pagan a tiempo salarios y pensiones, y muchospendientes económicos que los pone al día. Felicidades a los mentores, graciaspor su noble labor y muy ejemplar que se les reconoce. Así las cosas.

¿tu reacción?

conversaciones de facebook