El instructor adecuado
K.O. Lima Lama | Por Agustín Gálvez

Repetimos ya en varias ocasiones que es importante el fondo y la forma del deporte que se practique, hay maestros que han alcanzado una formación académica que los avala como profesionales en el deporte, en cualquiera que sea el campo, la rama o la especialidad, obviamente, esperamos que nos brindaran un trabajo de calidad, no siempre es así, la simple formación no siempre es testimonio de garantía, por otra parte, existen maestros o instructores con una gran pasión por lo que hacen, la enseñanza deportiva, otros con mucha disposición y otros más con un gran entusiasmo y gusto por la enseñanza o la docencia, pero tampoco la pasión, la buena disposición, el entusiasmo y el gusto son suficiente razón para brindar una enseñanza de calidad, hace falta mucho más que solo ganas de hacer las cosas. 

Recuerdo un colega mío, quien tenia gimnasio de su propiedad, cosa que no todos tienen, muchas veces por razones del mismo deporte lo visite, casi siempre se le veía de mal humor, parecía estar enojado con sus alumnos, con su propia familia y en general con la vida misma, aunque si tenía algunos alumnos a ellos se les notaba una actitud muy semejante a la de su maestro, una actitud de molestia ante casi todo, una ocasión escuche como uno de sus alumnos, adulto pero joven, le comentaba, - maestro fíjese que últimamente no he podido dormir bien, doy vueltas en la cama y me duermo muy tarde y despierto en la madrugada y no descanso bien – y me quede verdaderamente sorprendido por la respuesta de este maestro, - tomate dos kaguamitas antes de dormir, veras que te relajan y dormirás plácidamente, - haaaaa, me quede con la boca abierta por este consejo de un instructor a un joven estudiante a su cargo. ¿Cuál es la enseñanza que les estamos dando? ¿Qué mensaje les estamos transmitiendo? 

Como decía, no solo la pasión y las buenas intensiones o las ganas son suficiente, a todo esto hay que agregarle disposición, alegría y gusto por lo que hacemos, buen ejemplo, indudablemente valores y principalmente una constante preparación, recordemos que son personas con las que trabajamos y esta a nuestro cargo la formación no solo física, sino intelectual, la emocional y hasta de alguna manera la espiritual sea cual sea la fe que se profese o si no se profesa ninguna aun así, los valores, los derechos y obligaciones y las relaciones interpersonales, entre muchas cosas más, principalmente son niños y jóvenes los que de alguna manera podemos influenciar mas y trascender en su camino. 

Existe muchos tipos de maestros, algunos llenos de un protagonismo excesivo, recuerdo como en una clase de un arte marcial, cuando entre al dojo junto con mi familia, este maestro sin saber que nosotros también somos artistas marciales, comenzó a dar patadas demasiado fuertes a un pateador que sostenía uno de sus pequeños alumnos, (pequeño de edad) y note como el niño se sintió lastimado de su brazo por la patada extrema que le propinaron, a lo que el maestro solo le dijo, tienes que aprender a ser fuerte y aguantar el dolor, pensó que con eso nos impresionaría, pero lejos de sentirme impresionado, sentí que no hizo mas que el ridículo y mas que mostrar su fuerza, solo mostro su vanidad y su misma inseguridad disfrazada de rudeza. 

Pero felizmente puedo decir con alegría, que conozco maestros y maestras, así como instructores e instructoras, que guardan todo lo antes mencionado, altamente preparados y en constante capacitación, con gran disposición y una enorme alegría por lo que hacen, con una autentica pasión y entrega a su propia preparación y a su enseñanza, siendo ejemplo y testimonio de lo que profesan, su deporte o actividad física que desarrollan, cualquiera que esta sea. Hace apenas unos días, agradecí en un grupo de watsapp a una instructora que ha sido parte de mi entrenamiento actual diciendo que reconocía plenamente su calidad de entrenadora y de persona y lo bien que me ha hecho trabajar con ella últimamente y rápidamente sin dudarlo, muchas personas mas se unieron a mi agradecimiento y felicitacion, esto habla por si mismo, como ella que anda con sencillez y humildad y simplemente su trabajo ha dado frutos y frutos abundantes, reales y palpables y de buena calidad. 

Es por ello la importancia de saber y darte cuenta si estas con el instructor adecuado, pues bien comento una compañera de clase, he estado en muchos gimnasios y siempre termino por regresar aquí, por la calidad que recibimos. 

Dedicado a todos mis maestros y compañeros del lima lama, a mis instructores de otras disciplinas mas y especialmente a mi amiga y colega e intructora, Martha Portilla, la mas cañona entre las cañonas. 

ko-limalama@hotmail.com

 

FB: Dragones Gálvez Team 

¿tu reaccion?

conversaciones de facebook