El ejemplo
K.O. Lima Lama | Por Agustín Gálvez

Hoy con alegría compartimos la nota numero 100. Muchas veces he mencionado acerca de los buenos consejos que siempre me han brindado las personas adultas y mayores a mi alrededor, desde mi infancia, viviendo con mis padres siempre aunque cada uno con su propio estilo, mi madre mas jarocho que mi padre, pero siempre fueron cosas buenas las que me compartían, después tuve que vivir muchos años con mis abuelos, que aunque si mucha formación académica, les sobraba educación y en un marco de respeto, aplicaban sus correctivos cuando era necesario, pero sabían aconsejarnos bien, pero ya en lo personal, aunque mucho influyo la parte verbal, lo que más puedo recordar y recordar con alegría fue su ejemplo, ahora veo que aprendí mucho mas por las cosas que vi de ellos que por lo que me dijeron, me decían se honesto, pero ellos eran honestos, cosa que aprendí de ellos, se puntual y eran puntuales, se respetuoso y aprende a comportarte, sobre todo cuando estés en casa ajena y así eran ellos respetuosos y bien portados, entre muchísimas cosas mas que no solo escuche que me dijeran, sino que vi que ejercían, pero una de las cosas más importantes que aprendí es a perdonar, pero que cosas hay que un padre no te perdone, y esto lo digo hoy desde un lugar estratégico, por que como ya he comentado con anterioridad, soy padre de dos hermosas hijas, pero aun tengo la grata fortuna de ser hijo y mis padres, ambos aun los tengo en mi vida.

Mi esposa y mi hija mayor, una pedagoga y la otra Lic. En ciencias de la educación, las dos ejerciendo la docencia desde distintos frentes, pero maestras al fin, platicando con ellas, generalizan a la gran mayoría de los niños de hoy como demasiado inquietos y muchas veces faltos de educación, me comentaba mi esposa como una de sus alumnas de apenas 5 años de edad y que cursa el jardín de niños, es caprichosa  y grosera sobre todo con su mamá, lo que le comente es que por lo que vi, es que la mamá no es figura de autoridad y ella misma le dice, le voy a decir a tu abuelita que te estás portando mal, pero no es capaz de corregirla, la verdad es que a muchos les gusta delegar la responsabilidad, porque es más fácil y cómodo y al final si el niño o la niña se mal educan, se lavan las manos culpando al que asume el rol de autoridad. Otro niño de la misma edad, generalmente tiene un carácter bélico y violento, en días pasados le dijo a otro niño de igual edad, no te metas conmigo porque mi abuelos es abogado y es agente de la policía y los va a meter a la cárcel, y aunque quizás el abuelo no lo dice con la intención de generar prepotencia en el niño, sino que sienta seguridad, tristemente lo que está haciendo es precisamente eso, generar un carácter prepotente y violento, además de que si los juguetes que le compramos son, pistolas, cuchillos de plástico, espadas, etc., entonces cual es el mensaje que les estamos dando.

Sin lugar a duda las palabras son poderosas, pero el ejemplo lo es aún mas. Las palabras tienen el poder del convencimiento oído, pero el ejemplo tiene el poder de la verdad vista y vivida.

Ahora, las palabras realmente pueden ser poderosas, pero cuando están avaladas o garantizadas por el ejemplo personal, porque de lo contrario, sería como el repiqueteo de un golpe en el metal que solo emite sonido y quizás hasta sin sentido.

Estimados amigos ¿Estamos siendo verdaderamente ejemplo para nuestros hijos, esposa (o), padres, hermanos, empleados, estudiantes, compañeros de trabajo, asociados, seguidores, y otros a nuestro alrededor? ¿Qué están viendo los demás en nosotros?

Entrenadores, como ya he mencionado antes, la mayoría de las veces somos inspiración para nuestros alumnos, y aprenden mas delo que ven en nosotros que lo que les decimos, los ojos y los oídos de nuestros alumnos están puestos sobre nosotros, si mientes aunque les digas que la mentira es mala, si, aprenderán que mentir es malo, pero al verte mentir aprenderán que a pesar de que es mala se puede mentir y este es el más sutil de los ejemplos, aprenderán lo que les decimos, pero mas aun aprenderán lo que ven en nosotros, como ya habíamos dicho con anterioridad, LAS PALABRAS CONVENCEN, EL EJEMPLO, ARRASTRA.

Un día le dije a mi hija, cuida tus pasos y ella me contesto, sigo los tuyos. Sé verdadero ejemplo no solo para tus hijos, sé verdadero ejemplo para los demás.

ko-limalama@hotmail.com

FB: Dragones Gálvez Team

¿tu reaccion?

conversaciones de facebook