Celebran en Veracruz el Festival de la Gorda y la Picada
El festival se realizó por primera en agosto del año 2016 por iniciativa de unas 15 mujeres, quienes ocuparon en conjunto más de 600 kilos de masa para prepararlas a lo largo de 3 días

Pese a la lluvia que cayó desde la madrugada y hasta el mediodía, veracruzanos y visitantes disfrutaron de la variedad de antojitos disponibles en el Festival de la Gorda y la Picada que nuevamente arrancó en el tradicional barrio de La Huaca.

El festival se realizó por primera en agosto del año 2016 por iniciativa de unas 15 mujeres, quienes ocuparon en conjunto más de 600 kilos de masa para prepararlas a lo largo de 3 días.

Desde entonces se convirtió en un éxito porque ofrece a los turistas una muestra de la gastronomía popular y más tradicional pero sobre todo, a precios accesibles.

La picada es una tortilla hecha con la palma de la mano o con una prensa de madera o de metal, a la que se le hace un bordo para que no escurra su contenido.

Se coloca en un comal donde no se fríe, sino que se cuece con el calor del metal, y entonces se le agrega la salsa que puede ser ranchera, de tomate (roja), de puro chile sin tomate (verde), de mole, de dulce, o de todo lo que se antoje. También las hay preparadas con bistec, chicharrón y todo lo que se disponga, incluso de frijol, porque no hay límites.

Algunas personas le agregan cebolla pero a otras no les gusta.

El festival se realizó por segunda ocasión en el carnaval del año 2017 y desde entonces se organiza en periodos vacacionales para dar a conocer más la gastronomía popular de Veracruz, contribuir con la economía familiar de La Huaca y de paso, proyectar más a ese asentamiento humano lleno de historia y fundamental en la vida de Veracruz.

Ubicado en el primer cuadro de la ciudad, a unos pasos del Parque Zamora, de la Iglesia del Cristo, del bulevar costero Manuel Ávila Camacho y de la zona de playas, en el Veracruz Colonial La Huaca quedaba en la zona extramuros, es decir fuera de la muralla que circundaba al actual centro histórico.

Sus moradores eran los descendientes de los esclavos traídos por los españoles durante el virreinato, a quienes al paso de las décadas fueron sumándose trabajadores y familias a quienes no se consideraba dignas de habitar en la zona intramuros o adentro de la zona amurallada.

Cuando se demolió la muralla que circundaba a toda la ciudad, cuyo único vestigio es el Baluarte de Santiago, Veracruz se abrió y La Huaca quedó integrada a la mancha urbana, cuyos habitantes eran desde trabajadores portuarios hasta prestadores de servicios.

Ha sido cuna de artistas populares como Toña la Negra, por citar sólo un caso de proyección nacional. También destaca por la calidad de sus comparsas durante los carnavales.

En su estructura aún se conservan y habitan 28 patios de vecindad, muchos de ellos en mal estado y requieren apoyo para restaurarlos. Algunos son el Hidalgo, San Salvador, San Nicolás, Tanitos, y La Favorita.

Aunque al inicio las viviendas eran de madera, como parte de la vieja Ciudad de Tablas, al paso de los años muchas familias las derrumbaron para construir viviendas de ladrillo y cemento, pero aún se conservan muchas casas de madera con techos de teja, que le dan el toque añejo a La Huaca.

Por sus calles como Gómez Farías o como Manuel Doblado, entre otras, se ha escrito parte de la historia y antigua de Veracruz.

La Huaca es historia, gastronomía, música vernácula, baile y el sentimiento jarocho.

¿tu reacción?

conversaciones de facebook