¡Alto al consumo de plástico! exige Greenpeace a los veracruzanos
La dimensión del problema se visualiza si se sabe que más de 8 millones de toneladas que se vierten a los océanos cada año equivale aproximadamente a un camión lleno de basura plástica

Este fin de semana se dieron cita en  playa Santa Ana en el bulevar Vicente Fox de Boca del Rio  los representantes de Greenpeace México para realizar una escultura monumental de arena con forma de la tortuga golfina, una especie característica del golfo de México. El propósito es llamar la atención sobre el impacto de la contaminación plástica de los océanos, para que las grandes empresas dejen de utilizarlos en la venta de sus productos.

La dimensión del problema  se visualiza si se sabe que más de 8 millones de toneladas que se vierten a los océanos cada año equivale aproximadamente a un camión lleno de basura plástica que se  tiran al mar cada minuto afectando la biodiversidad, las tortugas, las aves, los mamíferos marinos.

El encargado de la campaña de océanos de Greenpeace  México; Miguel Reyna Soto expresó que el llamado es para la grandes corporaciones que producen los llamados envases plásticos, erróneamente denominados  desechables, para que cambien la forma de entregarnos su producto. Porque al final  acabamos comprando una gran cantidad de basura que termina en los océanos.

Las principales afectaciones en general son 2; la contaminación física cuando los animales lo consumen llenando sus estómagos o las vías respiratorias de estos contaminantes finalmente mueren de inanición o asfixia. Y otra es la química que es que gran parte de estos animales que lo consumen terminan descomponiéndose en toxinas plásticas que los acaban intoxicando y mueren. Al final del proceso nosotros  terminamos consumiendo varias especies de peces que tiene plástico en su estómago.

Recientemente salió un estudio que revela que el 93% del agua embotellada en PEP que consumimos tiene fibras plásticas en su interior que nosotros las estamos bebiendo resaltó el ambientalista.

Desafortunadamente aún no se saben cuáles son los efectos que tienen estas fibras y componentes plásticos en nuestra salud.

Estas cifras son a nivel mundial sin embargo en México también se está dando la diferencia radica en que mucha de la contaminación plástica que se genera en el país no la conocemos porque las empresas argumentan que son parte de sus secretos comerciales.

“Es parte de secreto comercial alguna vez Coca Cola nos dijo que ellos no podían decirnos cuantos envases PEP producen al año porque es parte de su negocio y muchas empresas nos han dicho que  no nos pueden transparentar cuanto plástico usan, que no lo saben incluso”. Denuncio.

Reyna Soto  remarcó que es importante que no solo regulemos esto, que existan leyes que de verdad le pongan un alto a la contaminación plástica, que obliguen a las empresa a revelar sus secretos de cuanto están aportando  a la contaminación, para que les podamos decir si queremos seguirles comprando o no.

Reiteró que es urgente que los legisladores le pongan un alto a las  empresas de cuanto plástico producen.

La propuesta de Greenpeace es que las grandes corporaciones innoven entregando el producto de forma diferente ya que los usuarios solo compran el contenido no el envase que en realidad nos están entregando basura.

Por esto la gente no se  hace responsable del envase porque sienten que no les pertenece y a quien le pertenece es a la empresa.

“Hay varias opciones volver a envases canjeables, otros son envases reusables donde puedas ir y rellenarlo, reusarlo y otra podría ser la innovación  a dispensadores tener en los lugares donde uno adquiere los productos que nos permita a nosotros llenar nuestros propios envases”. Ejemplificó las posibles soluciones.

Algunas empresas  lo solucionaron con el bioplástico  pero no todos son biodegradables hay que tener en cuenta eso. Aclaró que si se biodegrada por acción de microrganismos pero la parte del contaminante del polímero sigue ahí, solo se fragmenta más rápido.

La bolsa de plástico desaparece en 10 años, se fragmento pero  resulta que el contaminante sigue ahí  por cientos de años; son 150 años lo que una bolsa tarda en degradarse dependiendo del material y donde se encuentre. Gran parte de la contaminación plástica  se ubica en el fondo del mar.

La enorme Tortuga permanecerá un par de días para que la gente venga a tomarse una foto ella y firmen la petición  “libérate del Plástico”, que pueden encontrar en la página de internet de Greenpeace apartado act.gp/acciónplaya.

“Vengan para que nos ayuden a hacer eco de esta petición, la campaña mundial es un movimiento que se llama  live free from plastic o libérate del plástico se hace en todas nuestras oficinas donde tiene presencia Greenpeace”. Exhortó a los veracruzanos a sumarse.

 

¿tu reaccion?

conversaciones de facebook