Abanico de buenas nuevas
La ciudad recibe a migrantes y viajeros en el siglo XIX

Para finales del siglo XIX y primeros años del XX, Veracruz vivía los goces de una ciudad moderna en donde se conjugaban a la perfección tierra y tren, mar y embarcaciones. 

La población crecía, olas de migrantes llegaban: italianos, alemanes, franceses, españoles y chinos entre otros.

El comercio se diversificaba y las publicaciones como periódicos y diarios con diversas ideas circulaban por la ciudad. Uno de esos informantes lo fue el periódico El Arte Musical, mismo que le hacía honor a su nombre o que respondía con sus notas al título del mismo.

El informativo estaba orientado más que nada hacia la literatura y la publicación de poemas y auxiliándose en diversos anuncios que promocionaban la venta de joyería, instrumentos musicales, mueblería y hasta el famoso pulque Cordial, rey de los aperitivos. 

Se incluía la difusión de vinos y licores de importación y exportación que era enviados desde México siendo el agente en Veracruz, Miguel E. Prado.



Productos innovadores

Otro de los anuncios que aparecía constantemente era el de chiles jalapeños marca El Escudo. 

La presentación de éstos era como para abrir el apetito, dado que se ofrecían chiles rellenos, verdes, serranos y en salmuera y chipotles adobados. La venta se hacía al menudeo, desde una lata, a corredores ofreciéndoles una buena comisión.

El depósito estaba a cargo del señor Fernando V. Vignola y Compañía, siendo la dirección de ésta  Zamora 36, teléfono 528, apartado postal 285 de Veracruz, Ver.

Otro establecimiento que nos llamó la atención fue el establo El Sardinero, anuncio que promocionaba una leche pura y sana, el dueño o encargado del depósito era el mismo señor Vignola.

Daban servicio a domicilio y la garantizaban como la mejor leche que se tomaba en Veracruz y escribían “Probadla y os conoceréis”.



Lo que sonaba...

Y si quieren ustedes saber algunos aspectos del tema musical también encontramos un anuncio de la A. Wagner y Levien Sucursales SC, quienes acababan de recibir un gran surtido de discos: “danzones, rumbas, guajiros y demás cantos cubanos, además de complets de zarzuela cubana y española, cantado por los artistas de más fama.

Aunado a ello se tenía música de Foxtrots, Onesteps y los famosos discos de la orquesta Hawaiana.

No podían faltar los valses, marchas y canciones populares mexicanas. Tenían a la venta agujas para fonógrafo de acero alemán. Contaba con un repertorio de música y almacén de pianos.

La ubicación era 5 de Mayo 45, Apartado número 7 en Veracruz, Ver.

Se ofrecían discos de Caruso, Lázaro, Pimazzoni y Melba, entre otros. Comentaremos algunos datos de los cantantes anteriores. 

Enrico Caruso

Cantante de ópera. Nació en Nápoles, Italia en el año de 1873 y falleció en el mismo lugar en el año de 1921. Tenor italiano, fue uno de los cantantes más populares durante los años 20.


Hipólito Lázaro Higueras

Cantante lírico de zarzuela y ópera. Nació en Barcelona en el año de 1887 y falleció en 1974.  Ídolo del Metropolitan de Nueva York. Fue descubierto cuando cantaba diversas arias de ópera en una fiesta, precisamente cuando participaba en los combates del Barranco del Lobo. El periodista Francisco Peris Mencheta, impresionado por su talento, movió influencias y consiguió que le repatriaran a la península para que en Barcelona pudiera perfeccionar sus estudios musicales. 


Nellie Melba

Cantante de ópera, soprano, originaria de Australia. Nació en Melbourne y falleció en Sidney. Su verdadero nombre era Helen Porter Mitchell. Debutó en el teatro de La Monnaiede Bruselas, representando a Gilda. 

En el anuncio se promueve la música de rumba, guajira y cubana, no obstante no menciona el nombre de los cantantes como lo hace con la “clásica”.


Lo social

Otra nota que nos hace recordar el calor agobiante de los meses de mayo, junio, julio y agosto la leemos en la columna denominada Sociedad, en ella se lee que la “distinguida y aristocrática sociedad de Veracruz” contaría muy pronto con un establecimiento donde podría ir a tomar refrescos, helados, té, chocolate y otras bebidas más.

El creador de la idea lo fue el señor Francisco L. Fernández, quien abriría el local en los bajos de la casa número 18, de la calle de Zamora, el local lo denominó Ideal, haciendo honor a su nombre.


La cultura

En esta entrega concluimos con una nota que menciona el arte de la lectura y el dibujo entre otras.

Se informa que la dirección de la cárcel de Allende había recibido un obsequio de parte del señor Alejandro Sánchez, quien era el director de El Bien Social, consistente en útiles que podían usar en la Escuela de Reclusos que había en dicha prisión. Fueron regalados 24 libros titulados Lector Mexicano de G. T. Quinteros, un tomo de Epítome de Gramática Acad., un tomo de dibujo lineal para artesanos, uno más de elementos de Geometría de F. Paluzie, cincuenta cuadernos de escritura inglesa, una caja de pizarrines, 22 cortaplumas, una “resma” (igual a quinientos pliegos de papel) de papel ministro, una caja de plumas para escribir, 6 hojas de papel secante y un frasco de tinta negra. 

Es sumamente interesante ir al pasado  y encontrar elementos que nos permiten aprender y quizá poner en práctica algunos métodos que fueron excelentes para el aprendizaje, o bien simplemente conocerlos o si se quiere profundizar en el tema está el artículo publicado en la Revista argentina de historiografía lingüística del año 2012 en donde se encuentra un estudio de la doctora Gema Belén Garrido Vilchiz, doctora en Filología Hispánica, quien hace un estudio titulado  De la Gramática al Epítome: la Real Academia Española ante la enseñanza gramatical. El caso de 1857.

En este abanico de noticias leemos los aspectos que un periódico en especial publicaba y que tenía que ver con su orientación, sus ideas o forma de ver el momento que se estaba viviendo.

¿tu reacción?

conversaciones de facebook